Evo rechaza asistir a la Asamblea de Obispos tras choques con la Iglesia

El presidente Evo Morales rechazó la invitación de la Conferencia Episcopal Boliviana (CEB) para asistir a la Asamblea de Obispos, que se realiza en Cochabamba. El mandatario se negó a asistir por las críticas que han emitido representantes de la Iglesia contra el Gobierno.

La información fue divulgada por el ministro de la Presidencia, Alfredo Rada, quien reveló dos cartas, una que envió la CEB a Morales y la otra de respuesta del Gobierno.

La primera carta fue enviada el 5 de noviembre de parte de la Conferencia Episcopal al mandatario, para invitarlo a la Asamblea de Obispos. “Sería una alegría para los obispos poder contar con su presencia en el momento que usted indique para poder compartir temas de interés común entre la Iglesia y el Gobierno”, señala el texto..

En la carta de repuesta, firmada por Rada, el Gobierno expresa su extrañeza por recibir una nota de la CEB “escrita con tan lindas palabras”, pero que a las pocas horas se enteren de que algunos obispos “persisten en utilizar duros y falsos conceptos”, como la afirmación de que la democracia boliviana estuviera en riesgo.

Según el Ministro de la Presidencia, la labor de la Iglesia Católica debe ser  de unir a las familias y no fomentar las confrontaciones.

“Expresamos nuestra extrañeza por esta actitud Dual en la que se invita cordialmente al presidente Evo Morales a su reunión al mismo tiempo que algunos miembros de la Iglesia Católica se empeñan en expresar ataques a la actual gestión de Gobierno”, señaló.

En la nota, Rada informa a la CEB que “el presidente Evo Morales ha optado por no participar del evento al que fue invitado, debido a que las actitudes comentadas no guardan coherencia con el mensaje del Papa Francisco y del cardenal Toribio Ticona”.

Se agrega que Morales, autoreconocido como un católico de base, “seguirá trabajando en favor de los humildes, de los pobres y los desamparados, como establecen las enseñanzas de Cristo”.

La polémica de la Iglesia y el mandatario se reactivó en los últimos días, después de que el arzobispo de Sucre, monseñor Jesús Juárez, pidió respeto al 21F. Morales calificó como una vergüenza la posición del religioso, pero la CEB ratificó su posición de defensa del referendo del 2016 y le dijo al presidente que se quede tranquilo porque los obispos no formarán un partido político.

Tomado de ANF