Evo derrocha alegría y emoción en la fastuosa entrada del Carnaval de Oruro

    ‘Soy parte del pueblo, por eso compartimos esta gran fiesta del Carnaval de Oruro, (estoy) muy contento y desde acá un saludo especial a todo el pueblo boliviano’, dijo a los periodistas en la céntrica avenida Cívica de esa urbe, por donde las comparsas hacen su paso.
    Morales, quien es oriundo de Oruro y que en su juventud participó como músico en algunas bandas folklóricas que muestran sus melodías en ese evento, recordó que cuando el ‘pueblo baila, su presidente también baila’, al mostrar una sonrisa de alegría y entusiasmo que lo caracteriza.
    El Primer Mandatario afirmó que en Oruro se vive el mejor Carnaval de Bolivia, evento donde danzarines de al menos 48 fraternidades rinden su fe y devoción a la Virgen del Socavón, figura que en los últimos días fue realzada con el levantamiento de un gigante monumento en su honor ubicado en el cerro Santa Barbará, uno de los pocos que rodean a la ciudad de Oruro.
    ‘Cuando era niño, en los Carnavales de Oruro yo estaba en las serranías pastando llama, tenía muchas ganas de ver el Carnaval (pero) no podía, pero después tocando en la imperial de Oruro haciendo bailar, y ahora compartiendo. Que chistoso es la vida y ahora cambia’, recordó Morales.
    A son de las bandas que dan el marco musical a los miles de danzarines, el Jefe de Estado demostró algunos pasos que arrancaron el aplauso de los espectadores desde el inicio de esa entrada folklórica, que tiene un recorrido de poco más de  4 Km.
    Según información oficial, más de 300 diplomáticos y miles de turistas conviven esa fiesta, que en 2001 fue declara como patrimonio intangible de la humanidad por la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO).
    Esa muestra de colorido y música es cubierta por más de 20 medios de comunicación internacioales que llegaron a la ciudad del Pagador.
    Morales, quien cada día tiene una apretada agenda con la entrega de obras y reuniones para atender a la población boliviana, dijo que su presencia en el Carnaval de Oruro es para despejar el cansancio y olvidar algunos problemas en el país por un momento y después continuar trabajando por el pueblo.
     Bolivia, con toda su diversidad ya vive la fiesta del Carnaval, que se extenderá por cuatro días en las distintas regiones del territorio nacional y que mostrará la riqueza cultural que posee el país.

    Carnaval de Oruro reúne a opositores y gobernantes
    El carnaval de Oruro reunió ayer a prominentes dirigentes de la oposición y del gobierno, que separados observaron la tradicional entrada, y algunos optaron por una visita al templo de la Virgen de Socavón.
    En efecto, el vicepresidente Álvaro García Linera, llegó temprano porque su esposa, Claudia Fernández, bailó en la fraternidad morenada “Central Cocanis”. A su paso por el palco invitó a su marido a bailar a sones de la banda que acompañó a ese grupo.
    El ministro de Culturas, Pablo Groux, cuñada de Claudia Fernández, fue otra de las personalidades que llegó a Oruro.
    “La peregrinación de la Virgen del Socavón recorre las calles de Oruro. Felicidades a los danzarines, músicos y turistas”, escribió por Twitter.
    Los organizadores del carnaval destacaron la presencia del presidente Evo Morales, entusiasta por esta celebración. Además de varios embajadores y gobernadores como César Cocarico, de La Paz.
    También el gobernador de Santa Cruz, Rubén Costas, participó del carnaval orureño, y depositó una ofrenda floral a la Virgen del Socavón.
    Costas, ferviente católico, de rodillas hizo su personal pedido a la patrona de los mineros bolivianos.
    Vladimir Peña, colaborador de Costas, reportó que la autoridad recibió muestras de afecto de la ciudadanía y los bailarines.