España y Alemania abogan por política migratoria común

El presidente del Gobierno español, Pedro Sánchez, y la canciller de Alemania, Angela Merkel, coincidieron este sábado en la necesidad de que la Unión Europea (UE) afronte el gran desafío de la migración desde una visión concertada.

Sánchez y Merkel comparecieron en una rueda de prensa conjunta tras el almuerzo de trabajo que compartieron este sábado en Sanlúcar de Barrameda (Cádiz), en la sureña región de Andalucía.

Reto migratorio
Ambos mandatarios opinaron que la UE debe encarar el reto migratorio con una mirada conjunta, un esfuerzo común y recursos compartidos.

Apostaron por que el club comunitario intensifique la cooperación con los países de África para hacer frente a este drama del siglo XXI, y se comprometieron en particular a aumentar el apoyo a Marruecos y Túnez.

Sánchez indicó que están en conversaciones con la UE para desbloquear una serie de recursos económicos que posibiliten a Marruecos ‘obtener materiales que les permitan ser mucho más eficaces en el control de sus fronteras’.

Aunque evitó mencionar cifras, precisó que se trata de ‘muchísimos recursos económicos que ahora mismo la UE está volcando’ no sólo en políticas migratorias, sino en otras relacionadas con el desarrollo económico y social.

A su turno, Merkel subrayó que Alemania avala el enfoque de España sobre el tema migratorio y se mostró también partidaria de incrementar la contribución con Marruecos, como país de tránsito y origen de inmigrantes hacia el llamado viejo continente.
‘No solo tenemos que hablar sobre África, tenemos que hablar con África’, enfatizó la política conservadora.

‘Si queremos hablar sobre cómo ordenar los flujos migratorios, lo tenemos que hacer desde posiciones compartidas y desde un punto de vista mucho más transversal’, afirmó el también líder del Partido Socialista Obrero Español.

Recordó que, aunque apenas 14 kilómetros separan las costas de España y de Europa de las del norte de África, ‘hay una distancia infinitamente mayor en términos de desarrollo económico, social y de derechos humanos’.

‘Cuanto mayor sea este abismo, mayor será el drama que se vive en las aguas del Mediterráneo’, alertó, luego de estimar que ‘reducir la profundidad de ese abismo, de desigualdad, debe ser también una de las principales tareas de la Unión Europea’.
En esa línea, el dirigente socialdemócrata insistió en que la estrategia a seguir respecto a la crisis de migrantes y refugiados ‘debe ser holística y transversal’.

Además de reforzar el control fronterizo y regular los flujos, ‘tenemos que orientar nuestra visión a las naciones de origen con programas de cooperación al desarrollo para dar una oportunidad a aquellos jóvenes que se ven obligados a emigrar’, agregó.

Los dos estadistas defendieron un sistema de reparto justo de migrantes y refugiados en el bloque comunitario y llamaron a no mirar hacia otro lado frente a este problema humanitario.