Entrar a la política para una mujer es un doble esfuerzo

En Tarija hubo nueve feminicidios en lo que va del 2019

El circulo rojo de la política en la región es dominada por hombres, en Bolivia y Tarija no es la excepción. Si bien la situación de la mujer cambió en los últimos años dentro de las políticas públicas que exigen la paridad y alternancia en los espacios públicos, acceder a cargos de poder político para una mujer significa el doble de esfuerzo, según varias candidatas del departamento y funcionarias.

La integrante de Camino Cambio, María Lourdes Vaca, explicó que la participación de la mujer es más amplia, de acuerdo a lo establecido en la Constitución Política del Estado (CPE), pero no es suficiente porque los espacios públicos son disminuidos en la cantidad de titulares y suplentes.

“Continúa las brechas de desigualdad, de acoso, que no permiten tener una participación mucho más amplia de las mujeres. A partir de la nueva normativa departamental de más participación de las mujeres en el tema de paridad y alternancia, las mujeres tendrán mayor oportunidad de participación en los espacios políticos”, explicó. Sin embargo, puntualizó que aún no se comprende la cantidad de feminicidios en el departamento (nueve en esta gestión) y forma parte de una falta de control a la aplicabilidad de normativas de protección a las mujeres.

Por su parte, la candidata a diputada por Comunidad Ciudadana, Patricia Paputsakis, explicó que existen varios retos, como seguir la lucha contra la discriminación en razón de género. “Esa es la principal barrera que tenemos las mujeres para acceder a cargos de toma de decisiones, no solo en el ámbito público, sino también en las distintas escenas de representación de sectores. Principalmente es romper la discriminación, a través de la educación que pueda establecer labores de respeto, a cerrar las asimetrías que existen entre hombres y mujeres”, manifestó.

Por otro lado, nombró que existe mucha violencia política. Para ingresar a la “arena” política las mujeres son cuestionadas, hostigadas y desacreditadas con componentes machistas.

Desde el Movimiento Al Socialismo (MAS), la candidata a senadora suplente, Sara Armella, primero felicitó la lucha de las mujeres del departamento por avanzar en la brecha de género y posicionarse a pesar de las condiciones dificultosas que deben atravesar.

“Se debe tener en cuenta que la mujer tiene la responsabilidad de la familia, tiene la responsabilidad de la sociedad, tiene la responsabilidad de la institución en la cual trabaja. Entonces es muy sacrificado, pero como mujeres debemos valorar esas políticas que forman parte de la construcción del Estado Plurinacional de Bolivia, en la construcción de la Constitución Política del Estado (CPE) que nos reconoce a las mujeres”, manifestó Armella.

 

Educación para cambiar estructuras de poder

La exprefecta interina y miembro de Tarija Para Todos (TPT), Giselle Gonzales de Prada, explicó que las políticas patriarcales y machistas del sistema que aún persisten dificultan el camino de las mujeres para participar y destacar en el ámbito político, pero que a pesar de ello existen grandes figuras departamentales de mujeres que se abrieron paso a través de las filas masculinas en los espacios públicos de poder.

“El desarrollo debe ser sobre todo educativo. Por eso los países se desarrollan, porque implementan políticas de género para cambiar las estructuras. Bolivia es tremendamente machista. Se ha visto en las listas el machismo que impera y además que la mujer es la propia enemiga de la mujer. Un hombre puede cometer un pequeño error y nadie toma importancia, pero si una mujer comete un error se agranda”, explicó.

De esta manera, indicó que la educación desde las familias, en el sistema académico que promueva un trato equitativo, que rompa los estereotipos machistas y que promueva el respeto por igual es la base de un sistema sin machismo.