Enloqueció tras fumar “yerba” en su casa y golpeó a su pareja

Está más que comprobado que el consumir drogas altera a las personas y las reacciones que producen estas sustancias no son las mismas en quienes las usan. Tal como pasó en el caso de un joven que al consumir marihuana en su propio hogar, enloqueció y terminó agrediendo físicamente a su ex concubina, hasta amenazarla de muerte con una tijera.
El hecho ocurrió en el barrio San Martín donde G.L.f. (según sus iniciales), de 23 años de edad, denunció a su ex concubino O.C.M.V. (según sus iniciales), de 22 años, por violencia física o doméstica, tras ser agredida por él con puñetes, patadas y hasta con una tijera, que la apretó en el cuello.
Según la declaración de la víctima, refiere que al promediar las 6 de la tarde, cuando ambos se encontraban en el domicilio, el agresor recibió una llamada telefónica, por lo que salió a contestar la misma afuera. Pero cuando retornó, sacó inmediatamente de sus bolsillos una gran cantidad de marihuana y comenzó a consumirla delante de su pareja. Además, portaba un arma de fuego mientras se drogaba.
Al ver semejante escena, la exconcubina le pidió explicaciones sobré qué hacía con semejante cantidad de droga y un arma de fuego entre sus cosas, interrogantes que lo enloquecieron e hicieron que bruscamente empiece a golpear a su pareja en todo su cuerpo, pero además, agredir con una tijera en el cuello a su concubina.
A raíz de este hecho, la mujer terminó con hematomas en ambos brazos y en sus extremidades inferiores. El caso fue puesto a conocimiento del Ministerio Público y se encuentra en proceso de investigación.
Celos y alcohol
Otro caso de agresión física por el uso de drogas, en este caso bebidas alcohólicas, ocurrió en el barrio Artesanal, donde una mujer fue bruscamente golpeada por su concubino, quien estaba ebrio y además celoso de un chofer.
De acuerdo a la denuncia de la víctima, ella se encontraba en su domicilio junto a su hija hasta que llegó su concubino en estado de ebriedad y se puso a beber sólo, en la cocina. Tras un momento, él llamó a la mujer quien tras escuchar el llamado fue donde su pareja para pedirle que descansara y pare de beber.
Al parecer esto enfureció al sindicado quien al escuchar esto le empezó a celar con el chofer y además, propinarle golpes de puño en el rostro y cuerpo, además de lanzarle con una tijera a la cabeza. Inteligentemente, la víctima esperó que su agresor se cansara, se ponga a descansar y aprovechando ello, se fue de la casa, llevándose a su nena de 7 años de edad consigo.