Encontró un regalo que nunca abrió

Scott Amos, un hombre residente del estado de Nevada, en Estados Unidos, se llevó una gran sopresa cuando fue a limpiar el ático de su mamá. Él la había visitado por el Día de la Madre  y ella aprovechó para pedirle que subiera y definiera qué hacer con varias cajas que estaban guardadas desde que era niño.

Mientras se encontraba realizando la desgastante tarea, Amos descubrió una copia de un video juego clásico de Nintendo. Se trataba del “Kid Icarus”, que ni siquiera había sido retirada de su envoltorio y que hasta conservaba un recibo de la cadena de tiendas J.C. Penney por un valor de 38,45 dólares.

De acuerdo con el diario Reno Gazette Journal, al descubrir el paquete el afortunado creyó que vendiéndolo podría ganarse unos 200 dólares. Pero había sido muy conservador en su cálculo. Según trascendió cuando lo colocó en manos de expertos en la materia, el título hallado podría ser vendido en hasta 10.000 dólares en una subasta en línea.

“Fue gracioso, cuando vi que estaba sellado, pensé que valía unos cientos de dólares.