En cuarentena, la coca escasea y los comerciantes suben su costo

La libra de coca destinada para el acullico en Tarija costaba hasta 50 bolivianos, pero en las últimas semanas su precio subió hasta alcanzar los 200 bolivianos por el mismo peso del producto

Foto: El Tribuno

A seis días de que acabe la cuarentena nacional, determinada para evitar la propagación del coronavirus, la hoja de coca escasea en el mercado y los comerciantes suben el precio de la libra a más del 100 por ciento.

La libra de coca destinada para el acullico en Tarija costaba hasta 50 bolivianos, pero en las últimas semanas su precio subió hasta alcanzar los 200 bolivianos. Además, según las comerciantes del mercado Campesino, la coca está escaseando.

“El otro día fui a comprar coca al Campesino y la dueña de la tienda me quería vender la libra de coca de primera a 200 bolivianos. Más allá había la que no es de primera y costaba 150 bolivianos. Dice que en Santa Cruz es lo mismo, no está llegando”, manifestó un cliente habitual a la hoja de coca.

Fila para comprar hoja de coca en Tarija/08-04-2020

Doña Rosa tiene un puesto en el mercado Campesino. Ella explicó que, desde hace dos semanas, el tiempo de la cuarentena, los camiones desde los Yungas hasta La Paz y de La Paz a Tarija no están saliendo por falta de autorización y algunos de los que llegan son de contrabando, por lo que la especulación disparó los precios.

De esta manera, las provincias tampoco tienen el producto. En Yacuiba la hoja de coca también desaparece de los mercados y cuando llega a algún comercio la fila y la espera es grande. La bolsa de coca machucada que antes tenía un precio de 10 bolivianos ahora la venden a 20 o 30 y en menor cantidad.

En Entre Ríos es la misma situación, según relató un comunario de Los Naranjos y dijo que la población consumidora se encuentra alerta de la llegada del producto pero que las comercializadoras que solían venderlo ya no tienen reservas. Los consumidores más frecuentes son los trabajadores de mano de obra y los transportistas.

La hoja de coca es utilizada para para masticarla en acullico y energizar a los trabajadores durante su jornada laboral. El sector campesino también es un importante consumidor en la zona rural. Durante las largas jornadas en los cultivos, los comunarios sobreviven con la hoja de coca.

El País intento reiteradas veces comunicarse con el director de la Dirección General de Comercialización de Coca (Digcoin), Christian Rivero Bustamante, mediante mensajes y llamadas, pero no dio respuesta a la consulta realizada.

Se pretendía saber si es verdad que no dejan pasar a los camiones y esto ocasionó un declive en el producto dentro del departamento.

En una anterior entrevista, Digcoin reveló que, entre 30,6 y 42,5 millones de bolivianos al mes es lo que mueve la venta de hoja de coca, de manera legal, en el departamento de Tarija. Según el registro de esa institución, hay más de 1.700 comercializadores en todo el departamento.

Hace más de dos años que no se aceptan nuevos afiliados, en el entendido que Tarija ya cumple con el cupo máximo permitido.

Cada afiliado puede comercializar diez taques de coca al mes, el costo de cada uno varía entre 1.800 y 2.500 bolivianos, según la calidad de la hoja milenaria. Todos los autorizados aprovechan cada mes el máximo permitido.

Si se hace una suma de esos números, como resultado se tiene que el movimiento por venta de ese producto es entre 30,6 y 42,5 millones de bolivianos en 30 días y, entre 367 y 510 millones de bolivianos al año.

Falta de licencia causa la incautación

El responsable departamental de la Dirección General de Comercialización e Industrialización de la Hoja de Coca explicó que el trabajo de la entidad consiste en llevar a cabo el control y fiscalización de este producto, por lo que periódicamente suelen realizar operativos en distintos puntos de Tarija, para ver que se cumpla el reglamento para su venta y traslado.

Las razones más frecuentes para incautar la mercancía es no poseer la licencia o permiso para transportarla o venderla.