En 43 cuadras de la Circunvalación identificaron más de 105 rockolas

Los vecinos con los que pudo conversar El País en torno a la cantidad de rockolas que se encuentran en la avenida Circunvalación, desde la avenida Fuerza Aérea hasta la Torre Petrolera en el cruce con la avenida Froilán Tejerina, coincidieron que algunos propietarios de restaurante y establecimientos que expenden alimentos hacen mal uso de la licencia de funcionamiento que otorga el Gobierno Municipal de Tarija.

A lo largo de 43 cuadras en la avenida Circulación existen más de 105 rockolas, según identificaron los vecinos que residen en la zona, quienes exigen mayor control de las autoridades.

En el barrio La Florida, una vecina confirmó que la situación por la que atraviesan los habitantes en este sector de la ciudad, es de inseguridad total, sobre todo en las noches, cuando las personas consumen bebidas alcohólicas en dichos restaurantes que cuentan con rockolas.

“Lo malo es que nadie los controla, por aquí muy pocas veces se vio que las autoridades vengan y realmente controlen cómo funcionan los locales. Durante el día venden comida, incluso algunos ofrecen pensiones pero por las noches se vuelven un dolor de cabeza para nosotros porque venden bebidas alcohólicas hasta la madrugada”, dijo Verónica, vecina desde hace ocho años residen en el barrio La Florida.

De acuerdo a Verónica, los propietarios de ciertos establecimientos cercanos a su barrio, proceden a “cerrar” las puertas de sus negocios a tempranas horas de la tarde, pero aún con clientes en su interior, momentos en los cuales se procede a vender bebidas alcohólicas sin ningún control.

Mal aspecto e inseguridad

Los elementos principales que generan estos establecimientos para el señor Jorge, vecino del barrio  IV Centenario, es el “mal aspecto” que generan estos “restaurantes” a la población en general, sobre todo durante estas fechas de fin de año cuando se registra mayor cantidad de turistas en Tarija.

“Prácticamente en las noches esta zona se considera zona roja, no se puede pasear a pie porque hay persona borrachas, esto genera inseguridad y mal aspecto de nuestra ciudad, simplemente se tienen que hacer los controles para que los dueños de estos locales no infrinjan la ley”, aseveró.

Niños, mujeres, hombres y personas mayores se sienten inseguros en diferentes barrios de la ciudad, sobre todo los que cuentan con su vivienda cercana a los restaurantes que están instalados sobre la avenida Circunvalación.

Juntas Vecinales

El presidente de la Federación Departamental de Juntas Vecinales (Fedjuve), Edwin Rosas Urzagaste, confirmó que los propietarios de varios establecimientos de este tipo hacen un mal uso de la licencia de funcionamiento que especifica que solo pueden expender alimentos y no así bebidas alcohólicas.

“Incluso hay locales que cierran la puerta pero siguen vendiendo adentro, lo que hicimos es hace unas dos semanas, coordinar con la Intendencia Municipal, la Alcaldía y el Comando Departamental de la Policía para identificar estos lugares para luego proceder a su clausura. Los vecinos deben ayudarnos a pillarlos infraganti para extender ciertas llamadas de atención”, aseguró.

No solo en la avenida Circunvalación, señaló Rosas, sino que también se identificaron lugares como la avenida La Paz, Jaime Zamora o en la Vía al Chaco, en las cuales también existen este tipo de establecimientos.

Aunque las “batidas” se ejercen de manera constante por parte de la Alcaldía e instituciones de seguridad, lo cierto es que no alcanzan para la cantidad de rockolas que existen en la ciudad, más aún, cuando las personas deciden abrir un restaurante todos los días del año.

 

Se quiso cambiar la Ley para Licencias

En un momento, la Fedjuve presentó una propuesta al Concejo Municipal de Tarija para modificar la normativa que señala los requisitos para obtener la licencia de funcionamiento en la Alcaldía, para abrir un restaurante en la ciudad.

Esta modificación partía en que la persona debía contar con la autorización del barrio para funcionar como restaurante en algún sector; sin embargo, no se logró el objetivo según informó el presidente de la Fedjuve, Edwin Rosas.