El verdor de su campo y su cerro llamado la nariz de Villa Abecia

(Fotografía: Ricardo Ávila Castellanos)