El tren, la propuesta estrella en planes de gobierno para el 2020

El diario El País analizó las propuestas de Gobierno respecto a las conexiones de transporte que responderían, según el criterio de cada organización política, a resolver los problemas que en la actualidad existen

A 27 días de las elecciones nacionales que definirán al binomio presidencial, senadores y diputados que gobernarán Bolivia en el lapso del 2020-2025, el diario El País analizó las propuestas de Gobierno respecto a las conexiones de transporte que responderían, según el criterio de cada organización política, a resolver los problemas que en la actualidad existen. Según los programas, los partidos apuestan por la construcción de sistemas ferroviarios.

El Movimiento Al Socialismo (MAS) propone diseñar e implementar políticas para la construcción de tramos ferroviarios para el transporte urbano en los principales departamentos del país y concluir con las gestiones y el inicio de la construcción del Corredor Ferroviario Bioceánico de Integración.

Claro que el asfalto no pierde terreno. Para el periodo 2020-2025 implementar políticas que permitan la construcción de carreteras con cemento rígido. A través del Programa de Sostenibilidad Vial, se realizarán acciones de mantenimiento, conservación y rehabilitación y se espera concluir con la construcción de los tramos carreteros Guayaramerín-Trinidad, Rurrenabaque-Riberalta-Cobija, El Choro-Sena, Santa Rosa de la Roca-Remansos, San Ignacio de Velasco-San Matías, Escoma-Charazani-Apolo, Ruta hacia el Hito IV y la frontera con Perú y con destino hacia el puerto de Ilo.

Por su parte, el partido del Movimiento Nacionalista Revolucionario (MNR) propone en su programa de Gobierno, en cuanto a la construcción de vías, optar por la construcción de trenes para garantizar la circulación de mercancías en todo el país. Sobre la construcción de carreteras a nivel nacional, solo hace mención al proyecto que está ubicado en el Territorio Indígena y Parque Nacional Isiboro-Secure (TIPNIS) por el cual hubo un conflicto en pasados años contra el Gobierno actual.

Paraguay-Paraná

BDN y CC proponen una política de integración y aprovechamiento de la hidrovía Paraguay-Paraná

“Frente al conflicto que vive el TIPNIS y otras áreas protegidas, en lugar de optar por una  carretera, consensuar la construcción de un tren eléctrico aéreo, respetando las características de las comunidades y el potencial ecológico de la región”, expone el MNR.

La organización política Movimiento Tercer Sistema (MTS) hace mención de la propuesta para establecer un “amplio desarrollo en cuanto a la infraestructura productiva” donde uno de sus puntos fundamentales consistente en una infraestructura caminera.

Bolivia Dice No (BDN) también menciona la integración del territorio y la conectividad integral de Bolivia y con los países vecinos. Su compromiso en el plan de Gobierno que presentaron es consolidar los ejes de integración Este-Oeste y Norte-Sur; interconectar la red ferroviaria oriental y occidental, instalar complejos logísticos intermodales y hacer realidad el tren bioceánico.

Además, recalca modernizar los aeropuertos del país y establecer un hub de conexión internacional en Santa Cruz, construir las obras de infraestructura sobre el canal Tamengo y Puerto Busch para impulsar la navegación comercial en la hidrovía Paraná-Paraguay.

Para la agrupación Comunidad Ciudadana (CC) se debe priorizar el fortalecimiento de la infraestructura de Puerto Busch con el objetivo de una salida al Océano Atlántico a través de un sistema ferroviario desde Motacusito hasta Puerto Busch, con una política de integración y aprovechamiento de la hidrovía Paraguay-Paraná.

Por otro lado, se sugiere institucionalizar la Administradora Boliviana de Carreteras (ABC) restaurando su credibilidad y carácter técnico, separar los procesos de licitación, contratación y administración de carreteras y redireccionar las funciones de la ABC hacia la administración de la Red Vial Fundamental (RVF).

La campaña  electoral tiene tres prohibiciones

Luego de que el TCP eliminara la prohibición de emitir propaganda gubernamental, quedan vigentes otras tres prohibiciones: La primera se refiere a la utilización de los símbolos patrios e imágenes de niños en la propaganda electoral. Por otro lado, la segunda sostiene que no se permitirá que los partidos utilicen imágenes de particulares que no hayan brindado su autorización. La tercera restricción es para la emisión de mensajes de discriminación, violencia y de abstención al voto en la campaña.