El síndrome metabólico precisa más vitamina C

Los limones contienen vitamina C. (Foto: Pixabay)

Una mayor ingesta de vitamina C es crucial para los pacientes con síndrome metabólico que intentan detener un ciclo potencialmente mortal de alteración de los antioxidantes y problemas relacionados con la salud, según un investigador de la Universidad Estatal de Oregón.

Esa es una noticia importante para el 35 por ciento estimado de la población adulta de los Estados Unidos y otros países que sufre de este síndrome.

«Lo que estos hallazgos realmente le están diciendo a la gente es que deben comer frutas y verduras», dijo Maret Traber, profesora del Colegio de Salud Pública y Ciencias Humanas de la OSU, y Ava Helen Pauling, profesora del Instituto Linus Pauling del Estado de Oregón. «Come de cinco a diez porciones al día y entonces obtendrás la fibra, obtendrás la vitamina C, y realmente protegerás tu intestino con todas esas cosas buenas».

Una dieta alta en grasas saturadas resulta en una inflamación crónica de bajo grado en el cuerpo que a su vez lleva al desarrollo del síndrome metabólico, una condición seria asociada con la disfunción cognitiva y la demencia, además de ser un factor de riesgo importante para la enfermedad cardiovascular, la enfermedad de hígado graso y la diabetes tipo 2.

Se considera que un paciente tiene síndrome metabólico si presenta al menos tres de las siguientes afecciones: obesidad abdominal, hipertensión arterial, hipoglucemia, bajos niveles de colesterol «bueno» y altos niveles de triglicéridos.

Los resultados publicados en la revista Redox Biology sugieren que el tipo de alimentación que conduce al síndrome metabólico puede provocar desequilibrios en el microbioma intestinal, y que el deterioro de la función intestinal contribuye a la aparición de toxinas en el torrente sanguíneo, lo que da lugar a un agotamiento de la vitamina C, que posteriormente perjudica el tráfico de vitamina E.

Destrucción de antioxidantes

Los antioxidantes como las vitaminas C y E ofrecen una defensa contra el estrés oxidativo provocado por la inflamación y los radicales libres asociados, moléculas inestables que pueden dañar las células del cuerpo.

«La vitamina C protege en realidad a la vitamina E, por lo que cuando se produce la peroxidación de lípidos, la vitamina E se agota y la vitamina C puede regenerarla», dijo Traber. «Si no tienes la vitamina C, la vitamina E se pierde y luego pierdes ambos antioxidantes y terminas en este círculo vicioso de agotar tu protección antioxidante».

La peroxidación de lípidos es la degradación oxidativa de los ácidos grasos poliinsaturados que son un componente importante de las células vivas; es el proceso por el cual los radicales libres tratan de estabilizarse robando electrones de las membranas celulares, causando daño a la célula.

«Si hay demasiada grasa en la dieta, causa daños en el intestino», dijo Traber. «Las paredes celulares bacterianas pueden entonces filtrarse desde el intestino y entrar en circulación en el cuerpo, y son perseguidas por los neutrófilos».

Los neutrófilos son el tipo más abundante de glóbulos blancos, una parte clave del sistema inmunológico. Los neutrófilos atacan a las bacterias con ácido hipocloroso (lejía).

«Los glóbulos blancos limpian con lejía y eso destruye la vitamina C», dijo Traber. «El cuerpo está destruyendo su propia protección porque resultó engañado por la disbiosis intestinal para que pensara que había una invasión bacteriana». Y sin intervención, el proceso se sigue repitiendo.

«Las personas con síndrome metabólico pueden comer la misma cantidad de vitamina C que las personas sin síndrome metabólico, pero tienen concentraciones plasmáticas de vitamina C más bajas», dijo Traber. «Sugerimos que eso se debe a que este deslizamiento de las paredes celulares bacterianas hace que todo el cuerpo monte esa respuesta antiinflamatoria».

La vitamina C se encuentra en las verduras y frutas frescas; las fuentes de vitamina E incluyen las almendras, el germen de trigo y varias semillas y aceites.

 

Las directrices dietéticas federales exigen entre 65 y 90 miligramos diarios de vitamina C y 15 miligramos de vitamina E.

Fuente: NCYT Amazings