El SIN promete el “fin de la extorsión” y transparencia

El presidente del SIN de Bolivia, Mario Renato Nava Morales Carrasco y la gerente regional interina de Impuestos Nacionales en Tarija, María Elena Ramallo, rectificaron las declaraciones de la presidenta, Jeaninne Áñez.

Las nuevas autoridades del Sistema de Impuestos Nacionales (SIN) reiteraron la promesa en poner un fin a la “extorsión” dirigida a los empresarios y usuarios de la institución e instaurar mecanismos de transparencia.

El 2 de diciembre del 2019 durante la entrega de certificación de producción nacional de vehículos eléctricos a dos de los modelos de Quantum Motors en Cochabamba, la presidenta de transición, Jeanine Áñez, aseguró que Impuestos Internos ya no será una “oficina de extorsión”.  “Todos los emprendedores privados que generen empleos van a recibir el apoyo de nuestro Gobierno. El Servicio de Impuestos no será más una oficina de extorsión, sino de apoyo a los emprendedores y a todos los bolivianos”, fueron las palabras que utilizó Áñez.

El presidente del SIN de Bolivia, Mario Nava Morales Carrasco indicó que el cambio de personal fue el primer paso para recurrir a un equipo que no tenga el comportamiento que hizo perder credibilidad y confianza a la institución en la anterior gestión política.

“La línea del mandato que tenemos en la administración es cambiar la imagen institucional que tiene tan dañada el SIN con respecto a haber sido una institución hostigadora de los contribuyentes y se está cambiando a través de una renovación de los profesionales. Se están haciendo una selección minuciosa de quienes están trabajando en la institución y se acabaron los espacios políticos y situaciones. Los perfiles que se tienen son de jóvenes profesionales que tiene las capacidades”, argumentó.

Por otro lado, explicó que los procesos que se realicen dentro de la institución deben ser de manera trasparente y para ello requerirán la actualización de su página oficial en internet y la publicación de las auditorías que se realicen al SIN. Agregó que esa institución tiene como política trabajar a puertas para dejar de ser una entidad extorsionadora o de persecución política.

“Este acto simbólico es una muestra de que el Servicio de Impuestos Nacionales piensa en el contribuyente, que es la persona más importante para nosotros. Los hechos pasados afectaron la infraestructura de esta gerencia distrital, hoy estamos de fiesta, porque tenemos la oportunidad de reabrir nuestras puertas para poder brindar una atención con calidad, empatía y calidez. El SIN en Tarija no solo abre unas oficinas con mejores condiciones, también inicia una nueva administración con profesionalismo y ética”, informó.

De igual manera, la gerente Distrital del SIN en Tarija, María Elena Ramallo, pidió a todos los trabajadores realizar la labor más eficiente de atención al contribuyente, “sin perder de vista que los derechos humanos están por encima de la norma jurídica”.


SIN compromete información sobre persecuciones

El País solicitó en dos oportunidades una entrevista a la gerente regional interina de Impuestos Nacionales en Tarija, María Elena Ramallo, para consultarle sobre la presión que denunció la Federación Departamental de Empresarios Privados (FDEP) sobre presiones para realizar a un “plan de pagos” bajo presión y persecuciones realizadas en la gestión del expresidente, Evo Morales. Sin embargo, la secretaria mencionó que su jefa no iba dar declaraciones porque no tenía autorización de sus inmediatos superiores.

Durante la reunión para reactivar las oficinas del SIN en Tarija, el pasado martes 11 de febrero de la actual gestión, se dijo a este medio de comunicación que hasta el viernes 14 de febrero entregarán esa información a partir de una petición formal mediante una carta dirigida a dirección.

En una anterior entrevista, Ramallo dijo que evidentemente las facilidades de pago son de hasta cinco años plazo. Pero para una ampliación de años tiene que salir una nueva resolución del Directorio Nacional. Cree que con las nuevas políticas del actual Gobierno se analice ese pedido que tienen los empresarios.

“Estamos dando continuidad conforme a las normativas aprobadas por el anterior Gobierno. Con los nuevos retos creemos que se analizará si se puede dar más años de plazo. Hay una nueva manera de encarar la gestión, entonces es posible que se pueda analizar ese tema”, explicó.