El sábado de disfraces del Carnaval Chapaco

    Hay quienes lo celebran por todo lo alto, comprando trajes a medida, nuevos cada año, hay quienes van con el disfraz que usarán para el día del corso, otros crean sus propios diseños y salen a las fiestas a pasarlo bien.
    Gatúbela, gitana, pirata, roquera, vaquera, son las opciones más sencillas, asegura la carnavalera Patricia Águila, de 23 años que asistirá a la fiesta organizada por su grupo de amistades en el Barrio de Senac. En tanto las comadritas, Esther y Mariel, se disfrazarán de  conejitas para asistir a la fiesta de disfraces de la promoción 2013 del colegio Belgrano.
    Para el carnavalero Rogelio Chacón, de 21 años, el disfraz de este año será de corista. “Unos amigos acordamos disfrazarnos con vestidos rojos de flecos, pelucas, plumas y maquillaje al estilo moulin rouge”, dijo.
    Hay muchas formas distintas de celebrar el Carnaval, pero todos comparten el entusiasmo de ser alguien que en el resto del año no son con la libertad que eso conlleva. Para nuestros entrevistados los excesos están permitidos en un día como este.
    “El año pasado me disfracé de Celia Cruz y nadie me reconocía, bailé y disfruté muchísimo, gané el premio a la más original y divertida porque  disfrazarte siempre te da ese toquecito adicional a la diversión”, dijo Patricia.
    Según explicó la oficial mayor de cultura del municipio, Cira Flores, lo más importante en los carnavales es divertirse siempre con límites sanos, no excederse en el consumo de alcohol y sobre todo evitando las exposiciones públicas que tanto perjudican la imagen de nuestro carnaval.
    “Los padres son los principales responsables para evitar todo tipo de exceso, es importante que hagan el control para saber dónde y con quien están sus hijos. Es importante que se tome conciencia desde el hogar sobre la educación y los límites para que nuestra juventud no tenga que lamentar situaciones que no tengan solución”, dijo.
    “Desde el municipio se están tomando todas las previsiones para evitar excesos en la comercialización y consumo de bebidas alcohólicas. Las actividades del programa carnavalero tienen un inicio y una hora de cierre, a partir de esto es la misma población, de forma individual, la que debe hacerse responsables de sus acciones”, recomendó.

    Disfraz terapéutico
    “Desde mi punto de vista, el aspecto más importante del carnaval es lo terapéutico, tanto a nivel individual como colectivo.
     El carnaval debe representar 3 días en los cuales uno debe ser capaz de aplacar un poco la formalidad de las rutinas diarias mediante el disfrute de dos elementos sanadores muy poderosos: la música y el baile”, sostuvo el sociólogo Alfonso Hinojosa.
    Salir de lo cotidiano detrás de una máscara o de un disfraz, ofrece una opción de empoderamiento-explicó el sociólogo, ya que la persona representar un rol, actúa un personaje solo porque puede y quiere hacerlo.
    “Disfrazarse es una actitud frente a la vida, detrás de cualquier disfraz somos capaces de hacerle burla a las dificultades y  reírnos de los problemas. Es en ese momento cuando aparece lo terapéutico del carnaval y del acto de disfrazarse, cuando podemos tener una transformación personal en la que seamos actores exitosos en el carnaval de la vida”, dijo.

    Disfraz Bufa
    Desde hace 20 años consecutivos  los hermanos Fernando “Ñato” y Jorge “Lairos” Romero Arancibia, participan del corso chapaco, cada año lucen y representan  un disfraz con temática bufa.  Con alta dosis de humor e ingenio, estos cómplices asiduos al corso, son el deleite del público que aplaude, disfruta y alienta la participación.
    Lamentablemente el año pasado no pudieron asistir por motivos de viaje pero este año están en Tarija y no faltarán a la cita y aunque el tema del disfraz es una sorpresa muy pronto se revelará el secreto en la versión del corso chapaco 2013.
    “El tema siempre es de mucho humor y lo acordamos según la iniciativa del momento, vamos hablando y ahí sale, lo importante es que sea interesante, que exprese nuestra imaginación y la picardía chapaca. Ponemos toda nuestra iniciativa para hacer del disfraz algo interesante y divertido ya que todos los años gozan con nuestra participación lo que contribuye mucho en nuestra satisfacción para que podamos seguir participando cada año”, explicó don Ñato Romero.
    Estos dos audaces hombres de un aspecto grande y bonachón no tienen límites de imaginación y a la hora de disfrazarse, el pudor o la vergüenza no se imponen nunca. Se presentaron de caporalas, matacas, coristas brasileras, vaqueras, magníficas con tanga incluida y más recientemente descansaron del tema bufa disfrazándose de luchadores de sumo.  “Cada año nos llevamos el mejor premio que es el gusto y agrado de la gente. Por lo general soy el que se disfraza de mujer, pero en la saya los dos íbamos de mujer, brindamos todo un espectáculo, bailamos, interpretamos nuestro disfraz y disfrutamos una barbaridad con la acogida y los muchos aplausos que recibimos de la gente”, aclaró don Ñato.
    De una personalidad extrovertida, contador de cuentos y chistes, conversador, siempre sonriendo y de buen humor, es así como se describe don Ñato, cualidades que asegura compartir con su hermano Lairos.
    “Somos once hermanos y procuramos reunirnos en varias ocasiones durante el año pero con Lairos compartimos esa personalidad bonachona y alegre, en ese sentido nos entendemos muy bien y coordinamos el tema de nuestro  disfraz con la opción de poder disfrutarlo”.
     
    Las damas tarijeñas
    Una de las fiestas más significativas con la costumbre de disfraces es sin duda la “Femimascarada”, fiesta organizada desde hace 20 años atrás por la Asociación de Mujeres Profesionales de Tarija.
     La fecha en la que se realiza esta fiesta de disfraces femenina es fija e inamovible, después del jueves de compadres las mujeres toman el viernes como día  de venganza y se reúnen masivamente en este tradicional festejo que se encuentra incluido en el programa de actividades carnavaleras del municipio.
    “Cada año se ve un desborde no solo de alegría sino de disfraces cada vez más bellos y coloridos, la creatividad juega un rol importante”, aseguró la pastpresidenta de la asociación, Mirtha Arce Camacho.
    “La doctora Gloria Martínez todos los años gana la fiesta de  disfraces justamente por su creatividad un año fue de Cruela de Vil, con su pipa y hasta tenía el perrito en la mano, otro año fue de negrita, también de charlestón.
     Es diversa la creatividad  las mujeres en esta fiesta, el año pasado había un disfraz de cebra que fue auto diseñado, un grupo de arquitectas se disfrazaron de gatúbelas, tuvimos a un hombre bonachón que nadie sabía quién era y resultó ser nuestra Liliana con un disfraz fantástico, entonces son experiencias muy lindas y gratas que nos une en amista y nos compromete con esta tradición que es parte del carnaval chapaco”.