El Contexto y ¿Populismo Pirómano?…..

El Editorial “Populismo Pirómano”, propone un interesante escenario para el análisis en cuanto a modelos y patrones de desarrollo, ver el camino recorrido, pero además, saber si tenemos una alternativa clara o estamos hablando de profundizar el modelo actual.

La propuesta de haber alcanzado el máximo punto dentro del modelo actual se contrapone con el hecho de que lo que se plantea es una profundización del mismo modelo en términos de distribución y redistribución con el aprovechamiento de los recursos naturales a la cabeza del Estado, buscando la diversificación de la matriz productiva; por otra parte, no se puede identificar una alternativa en el contexto político, toda vez que convergen en los puntos que ya se han agendado en términos de igualdad o distribución, sin tener mayor aporte.

Al tocar el tópico de patrones de producción, lo hace con una visión sesgada en el discurso de “primario extractivista”, sin embargo, es necesario que podamos abrir la mirada hacia lo que se ha logrado, puesto que más allá de los cuestionamientos que se puedan tener con el actual patrón, es innegable que el país avanzó históricamente hacia la ruptura de este mediante la inversión pública no solo en el campo hidrocarburifero donde se está trabajando en la incorporación de valor agregado con el complejo petroquímico.

Un punto notable de quiebre del patrón está en el campo energético donde se ha pasado de una deficiente satisfacción de la demanda eléctrica a un superávit que ha colocado a Bolivia en posición de exportar este importante recurso; asimismo se ha apostado a la producción amigable con el ambiente, en energía eólica y la solar con importantes que ya están en marcha.

Ahora, en cuanto a modelo económico, debemos acudir a la memoria para encontrar que hasta el surgimiento de la nueva Constitución en 2009, el modelo estaba dado por el decreto 21060 al abrigo del “Consenso de Washington” y solo a partir del nuevo texto constitucional, es que reconocemos a la economía boliviana como plural e incorporamos a todos los actores y las formas de producir y allí volcamos la mirada para poder diseñar un modelo que reconozca nuestra particularidades y deje de lado las recetas universalistas con notable éxito hasta el momento que se ha traducido en una década de estabilidad.

Ahora bien, en las “reglas de juego formales e informales”, debe admitirse que la nueva constitución es el marco normativo que integra ambos mundos y da lugar para que se reconozcan existencia mutua y necesaria. Sin perder de vista que este reconocimiento deviene de un proceso doloroso y necesario.

Finalmente, debe tenerse en claro que el momento actual tiene un común denominador, y es el de la estabilidad, lo que importa un ambiente propicio para el desarrollo de la actividad pública como privada. Esto no es patrimonio del gobierno sino de la bolivianidad, entonces después de analizada la “piromanía populista”, también resulta que no existe una propuesta clara que se presente como alternativa. Sin dejar de lado que en el fondo pretende una “solución por el desastre” tratando de reinventar todo, dejando de lado lo que se ha avanzado en la última década, lo cual resulta cuando menos, dudoso.


¡Hola! En el diario El País apostamos por la innovación para darte un mejor servicio, por esto creamos nuestra Suscripción Digital con la que podrás disfrutar de acceso ilimitado y descuentos.

Podrás acceder desde cualquier dispositivo a nuestra Edición PDF y a nuestro Archivo Histórico Digital, en el que estarán disponibles nuestras ediciones desde 1991.

Cada mañana recibirás nuestro newsletter, El Despertador, con un resumen de las todas las noticias locales, nacionales e internacionales que necesitas saber para empezar el día.

También obtendrás descuentos en todos los "Lugares Favoritos" de El País, pudiendo ahorrar en diferentes servicios y productos que incrementará tu presupuesto mensual.

Todo esto por sólo Bs.1,70 al día. Haz clic aquí y suscríbete.