EEUU: Homicidios por armas de fuego aumentaron 31%

Los homicidios relacionados con armas de fuego aumentaron un 31 por ciento de 2014 a 2016 en Estados Unidos.

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) informaron que el número de muertes provocadas por armas de fuego se incrementó de 11 mil ocho a 14 mil 415 en ese lapso de dos años, después de haberse mantenido relativamente estable de 2010 a 2014.

Un reporte difundido esta semana por la entidad examinó los tres métodos más comunes de homicidio, con las armas de fuego a la cabeza de la lista, al superar en ocho veces a los hechos vinculados con instrumentos de corte y perforación (mil 781 decesos) y en 30 a los eventos de asfixia (502 muertes).

El reporte de los CDC, sin embargo, no ofreció un análisis de por qué la cifra de homicidios por armamento de fuego aumentó tan dramáticamente de 2014 a 2016, debido a que su papel para investigar las causas subyacentes ha sido limitado por la llamada Enmienda Dickey.

Tal apartado, aprobado en 1996 y que se agrega a la legislación de financiamiento del Congreso cada año, impide que los CDC utilicen fondos federales para ‘defender o promover el control de armas’.

Mientras los republicanos argumentan que la enmienda no impide a esas entidades estudiar la violencia armada, los demócratas dicen que ha creado un efecto de enfriamiento en la investigación sobre el tema, señaló el portal The Hill, especializado en temas del Capitolio.
En la ley de financiación aprobada por el Congreso en marzo pasado se especificó que los centros sí podrán realizar pesquisas sobre el tema de la violencia armada en el país, pero expertos en la materia no creen que se logre algún progreso hasta que el legislativo destine dinero para tal labor.

Un estudio presentado el mes pasado en la sede de las Naciones Unidas en Ginebra por la organización independiente Small Arms Survey encontró que los estadounidenses acumulan un 46 por ciento de los cerca de 857 millones de armas de fuego que se calcula que existen en el orbe en manos de civiles.

Con 393 millones de esos artefactos, los norteamericanos tienen casi la mitad del total mundial pese a que los 326 millones de habitantes del país representan poco más del cuatro por ciento de la población del orbe.