Echart: El Concejo no debe ser la oficina de cola del Alcalde

Alan Echart es un actor joven en la política departamental, pero que acumula ya una larga trayectoria. Entre otras cosas es uno de los sentenciados por la lucha autonómica, el marco en el que empezó a caminar en la política dirigiendo el Comité Cívico Juvenil. Antes de ser suspendido fue Asambleísta y fue rehabilitado una semana antes de que se presentaran las listas de candidatos en el Tribunal Electoral.

Miembro de la plana mayor de la fuerza del Gobernador Adrián Oliva, hoy es concejal en Cercado donde ha ido matizando su posición conforme la Alcaldía – dice – ha dejado de escuchar incluso a los concejales más cercanos, como inicialmente era el caso. En su papel de bisagra y como un buscador incansable de consensos, Echart es libre para describir certeramente la coyuntura política en todos los niveles, y de eso hablamos precisamente hoy en el diario El País.

EP.- ¿Cómo resume su trayectoria política?
EP.- Entramos en política porque es el ámbito donde se definen los destinos de los pueblos, se marcan desde ahí, es entender lo que pasa en los pueblos en cada región. Yo he tenido la posibilidad de entrar antes de a la arena política a lo cívico y estudiantil, he sido dirigente desde el colegio, en la Juan Misael Saracho a los 17 años ya entrando en la FUL, no como cabeza pero sí participando en un momento en el que se estaba empezando a caminar con la autonomía. Habíamos tenido la elección de Prefecto por voto popular y la población estaba jugando un rol mucho más activo, la Universidad tenía un rol muy importante, y ahí es que nos articulamos con otros jóvenes creando el movimiento cívico juvenil con varias organizaciones de peso. Yo lo encabece, nos articulamos también a nivel nacional y peleamos el Estatuto. Para mí ha sido una escuela de formación yo me he formado en ese escenario de lucha cívica en el que se discutía el futuro de Tarija teniendo en cuenta la gran cantidad de recursos que ya estaba empezando a recibir. Por eso la autonomía para mí no es sólo una palabra sino que es un sentimiento que lo he asumido en todos estos momentos y lo entiendo cómo es y lo asumo como una responsabilidad, en 2008 marcamos la autonomía en las calles y dimos un mensaje al país que pedíamos que se respete la vocación de los pueblos.

Todo esto me llevó a que luego mucho después fuera el primer sentenciado por las luchas cívicas y autonómicas de Tarija me sentenciaron a 2 años y 4 meses de cárcel en una sentencia sui géneris en una investigación con más de 40 contradicciones y con actores muy vinculados al gobierno nacional, incluso la fiscal acabó siendo Ministra Justicia.

Entonces a partir de ese año yo no he parado de trabajar por lo que le interesa este departamento, fui invitado del luego a ser asambleísta, suplente, tenía 22 años, recién titulado. Ahí hicimos trabajo con la Ley de Juventud, con la Defensa de Margarita, y el tercer año fui jefe de bancada, que fue en el tiempo donde empecé afianzar mi relación con Adrián Oliva, hemos compartido espacios porque él era el jefe de la bancada nacional opositora. Al final de ese año soy suspendido, era ya un objetivo político sacarme.

EP.- Siempre se había concentrado en lo departamental y de repente aparece como Concejal ¿Qué motivó el cambio de rol?
AE.- Bueno sí, yo vengo de lo cívico, lo departamental, después empezamos a trabajar con Adrián Oliva y es quién me invita a ocupar espacio en lo municipal. Son dos ámbitos totalmente diferentes el departamental del municipal, pero con ese pero siempre me había interesado y con ese interés es que acepté.

EP.- Empezaron cerca de la Alcaldía, actualmente hay distancias, usted que lo ve de cerca ¿Ha fracasado la gestión de Rodrigo Paz?
AE.- Bueno, lo primero es que cuando ingresamos al Concejo Municipal, había un alcalde nuevo y un gobernador nuevo. Mi persona es parte de la fuerza del gobernador Adrián Oliva, y en el análisis identificamos al municipio como un aliado importante para poder llevar adelante gestiones importantes de cambio, y ese fue un primer parámetro diálogo entre las dos instituciones. Un compromiso de que a diferencia de anteriores años en los que había Gobernador y Alcalde que peleaban en todo ámbito, desde el grande hasta los barrios chiquitos y polarizando, la decisión fue clave para crear un clima institucional en Cercado distinto. Por eso último hemos acompañado varias gestiones importantes del municipio y también se han encarado proyectos en concurrencia como la planta de tratamiento de San Blas.
En ese momento había una coyuntura de final de un ciclo, nuestra ciudad ha tenido una gran cantidad de recursos económicos, los municipios se han beneficiados de manera directa de los hidrocarburos a través del IDH. El municipio de Cercado ha pasado de ser una institución que peleaba por tener algún recurso económico hace 25 años a ser una institución muy bien dotada económicamente.

Hablo de finalización de ciclo porque esos recursos no han llegado a resolver los problemas más grandes que tiene esta ciudad, hemos encarado temas importantes a nivel de ciudad, los servicios básicos siguen siendo un problema, hablamos de una ciudad con más de 160 barrios, un crecimiento demasiado grande y con problemas en el acceso a servicios. Se han ido afrontando algunos proyectos importantes por parte de la gobernación y del municipio, de luz, de gas, pero hay bastante por hacer en ese sentido la Planta de Tratamiento de San Blas, por ejemplo, que a mí me ha tocado en primer plano hacer gestiones y que nadie puede atribuirse la autoría.

EP.- ¿Qué ha pasado en el Concejo para que se dé este quiebre?
AE.- Para mí es importante acompañar, pero como concejal de una fuerza política diferente a la del Alcalde es que consideró que en muchas ocasiones no se escucha las opiniones de los Concejo Municipal y el Concejo Municipal no es una oficina cola de la Alcaldía, el Concejo Municipal es donde se discuten los temas, donde se plantean soluciones y evidentemente muchos temas, seguramente, no han sido tomados en cuenta con lo que supone en los acuerdos y relación política.
Eso significa alejamiento en la misma fuerza política, porque se plantean diferencias, soluciones distintas pero igual que se encuentran coincidencias igual se encuentran diferentes. Yo nunca he tenido reparos en hacerlas conocer y de jugar un rol también te concertación porque yo venía de una asamblea departamental de guerra entre 2010 y 2013, era un campo de batalla todos los días y el perjudicado siempre era el pueblo de Tarija.
En el caso del Concejo Municipal se deben hacer siempre los esfuerzos para encontrar consensos hay que encontrar puntos intermedios no se encuentran consensos si es que se quiere imponer una parte y eso es clave para entender lo que ha pasado en el concejo municipal en los últimos años.

EP.- En qué momento está ahora su relación
AE.- Yo también lo he dicho de manera pública, no soy parte de la fuerza política del alcalde, soy parte de otra fuerza política, podemos acercarnos a la visión de lo que Tarija puede ser como ciudad, pero también tenemos diferencias y en este último tiempo las observaciones que he hecho no se han tomado de buena manera. No me he preocupado de responder cualquier tipo de alusión porque lo importante es el trabajo que podamos hacer ante la población, y si hay temas – que hay – hay que decirlo, si hay que observarlos, hay que hacerlo. Con absoluta claridad. Los informes del último POA de la comisión económica se han observado por el destino de recursos respecto a servicios básicos, alcantarillado y realmente creo que hay una diferencia entre cómo hay que abordar la inversión pública. Yo no soy partidario de este tipo de endeudamiento, porque si bien se ha trabajado para tener mayores ingresos, es un municipio con mucho respaldo financiero, tiene más ingresos propios que por IDH y eso es muy importante. Es una entidad fuerte precisamente por eso.

Yo he estado trabajando este tiempo tratando de apoyar al emprendedor formal, fomentando la parte privada. Proyectos clave para apoyar al emprendedor han sido bloqueados por parte del gobierno municipal, bloqueados sin razón, sin argumento, con interpretaciones que no tienen fundamento. Yo creo que ese es un punto de quiebre entre la visión que tengo yo y la visión que tiene el gobierno municipal y es un punto que a mí me aleja porque para mí es fundamental apoyar al emprendedor, cambiar lo “normal” que tenemos y darles facilidades al emprendedor formal porque en Tarija pasa que al emprendedor formal se le hacen controles exhaustivos por todo, por patentes, por tributos, por todo, y al lado está el informal al que no se le hace ni un control, estamos yendo para atrás y cuando se plantean los temas en el Concejo no sale.

EP.- Entrando en los departamental ¿Qué errores o problemas identifica en la gestión de su amigo y aliado Adrián Oliva en la Gobernación?
AE.- Lo departamental es una realidad totalmente distinta, en algún momento yo hacía una comparación, cuando el municipio de Cercado tiene un presupuesto de casi 600 millones de bolivianos y el departamental llegó a poco más de mil millones, pero para ocho municipios, ahí se notan diferencias.
Los principales problemas han sido los que se han generado desde el ámbito político porque la gobernabilidad también depende de la relación con la subgobernación, con las alcaldías, con la Asamblea Departamental que sólo está empeñada – no voy a generalizar – pero la gran parte está empeñada en opacar la gestión Adrián Oliva. Así lo han hecho en varios momentos.

El tema de la AMT, el tema de la de los subgobernadores para contrarrestar las acciones que hace el Gobierno Departamental cuando debería ser al revés, en política tenemos puntos de vista distintos pero no podemos entrar a peleas de ese tipo, creo que en Tarija las peleas han llevado a tener un gobernador suspendido, a tener cuatro años un interino, que las gestiones se queden a medias, los proyectos a medias, pero en esta nueva gestión que encabeza Adrián se han podido salvar muchos de estos escenarios con un esfuerzo de concertación y se han podido afrontar muchos problemas en ámbitos claves.

EP.- ¿Cómo cree que afectará la división del bloque digamos más autonomista de cara las próximas elecciones departamentales?
AE.- Creo que es absolutamente normal que dentro del escenario político se evidencien las diferencias. Lo raro sería que no las hubieran dentro de una misma fuerza política. Es el caso departamental, nosotros llevamos en una alianza amplia, algunas alianzas fracasaron porque éramos muy distintos. A mismo tiempo estar dentro de la gestión nos ha permitido entrar en relacionamiento directo con sectores, compañeros en todas las provincias, que es fundamental para consolidar un proyecto político. Estamos construyendo un proyecto político que todos tienen liderazgos importantes, en todos los municipios, con gente joven pero que se ha forjado en las calles en la lucha autonomista la mayor parte y hoy sentimos de manera humilde que estamos poniendo en marcha eso que reclamamos, lo que habíamos peleado por la autonomía lo estamos aplicando para resolver esas demandas necesarios.

EP.- Hablando del escenario nacional ¿Cree necesaria la unidad opositora para derrotar al MAS?
AE.- En el escenario opositor creo que es clave, si queremos buscar una victoria a nivel nacional tenemos que conjugar actores políticos y sociales. Yo no estoy de acuerdo con quienes plantean un trabajo sólo de plataformas, ni con uno que sea sólo de partidos políticos, hoy es un nuevo momento, Bolivia está en un nuevo momento, toda una generación joven – mi caso -, yo no recuerdo lo que ha pasado en 2002 en 2003 porque yo era chango de colegio, como en mi caso hay muchas personas a las que les hablas de partidos tradicionales, neoliberales, etc., y no tenemos un recuerdo cercano porque éramos niños, adolescentes, toda esta generación que es el 50% del padrón y que prácticamente también ha cambiado el país con otras formas de participación. Ya no se puede hablar de política de izquierda y política de derecha, para ellos hoy los políticos tienen que resolver sus problemas, ya no es importante si es izquierdo o derecho, es si resuelve o no resuelve los problemas de la gente y nosotros estamos intentando aplicar esta lectura de la política boliviana. Lo estamos haciendo en Tarija. En esa lógica es que nosotros hemos forjado la alianza con Carlos Mesa, porque creemos que puede resolver los problemas y el acuerdo no es un pacto político sino que contempla temas que son fundamentales para Tarija, que es el pacto fiscal a nivel nacional y es la consolidación de la autonomía. Son acuerdos de largo aliento para la gestión.

EP.- Para acabar, ¿lo veremos pugnando por la Alcaldía en 2020?
AE.- Yo creo que todavía queda un tiempo para tomar esas definiciones, creo que hay mucho que hacer, tenemos que construir una mejor ciudad, hay que priorizar la inversión en otros ámbitos que no sea sólo el cemento y se tiene que pensar de manera diferente para lograr diferentes resultados. Seguimos teniendo problemas de tráfico vehicular, tenemos problemas de desorden, hay problemas de ordenamiento… Por eso es que no me adelantó, lo único que sí tengo claro es que quiero seguir trabajando en el ámbito municipal, siento que hay mucho por hacer y todo este tiempo me ha dado una experiencia que la quiero poner al servicio de los ciudadanos.

“Yo creo que todavía queda un tiempo para tomar esas definiciones, creo que hay mucho que hacer, tenemos que construir una mejor ciudad, hay que priorizar la inversión en otros ámbitos que no sea sólo el cemento”

“Hay muchas personas a las que les hablas de partidos tradicionales, neoliberales, etc., y no tenemos un recuerdo cercano porque éramos niños, adolescentes, toda esta generación que es el 50% del padrón”