Detienen a portero de jardín de infantes por abuso sexual

El portero de un jardín de infantes de la ciudad chaqueña de Presidencia Roque Sáenz Peña (Argentina) fue detenido ayer martes acusado por el abuso de una nena de cinco años, denunciado por la madre de la menor.

El caso se conoció hace unos días cuando la pequeña, que concurre a un establecimiento educativo de la segunda ciudad con más habitantes de Chaco, relató a su madre que el portero, de 65 años, había abusado de ella en dos oportunidades. El hecho tuvo lugar en el jardín de infantes N° 244, del barrio Néstor Kirchner.

Según fuentes judiciales, la madre denunció en una comisaría de la Policía que su hija le manifestó que sentía dolores y que con alguna dificultad le pudo contar que el portero abuso de ella en el jardín de infantes.

Inmediatamente, el fiscal penal en turno que interviene en el caso ordenó la detención del portero, que ahora será investigado e indagado sobre los hechos que denunció la madre.

Otro caso

Aberrantes hechos acontecerían en un jardín de infantes de la localidad bonarense de Moreno, donde dos mujeres fueron detenidas acusadas por “corrupción de menores agravada”. La maestra y directora del lugar, que además son madre e hija, fueron sindicadas por varios menores de entre 3 y 5 años, como las responsables de obligarlos a realizar diferentes juegos sexuales.

En total son siete las denuncias ingresaron en el mes de junio a la UFI N°3 de Moreno contra docentes y personal del jardín que está emplazado en una casa sobre la calle Thames 1306, y que no cuenta con habilitación municipal. Luego de cuatro meses de iniciada la investigación, la Policía Bonaerense detuvo a la “Señorita” y también a la responsable del establecimiento educativo, que permanece clausurado desde el 5 de agosto.

En cuanto a la investigación, fueron determinantes las pericias psicológicas realizadas a los menores involucrados. Ellos contaron los aberrantes “juegos” a los que eran sometidos por estas dos mujeres. Los distintos exámenes físicos, en tanto, indicaron que los chicos no habrían sido abusados sexualmente pero sí que las docentes los obligaban a realizar actividades que alteraron notablemente su maduración sexual.

Por eso la imputación contra las dos mujeres es por corrupción de menores agravada por ser cometida contra menores de 13 años y por ser personas encargadas de su educación. El artículo 125 del Código Penal señala que este delito tiene una pena que va de los 10 a los 15 años de prisión.