Desde frontera, Trump no declara emergencia

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, dijo el viernes que por ahora no va a declarar una emergencia nacional para poner fin a la paralización parcial del gobierno y asegurarse los fondos que pide para construir un muro en la frontera con México.

El anuncio de Trump se dio en medio de una creciente especulación de que podría saltarse la aprobación del Congreso para construir el muro, una promesa central en su campaña electoral de 2016.

Originalmente prometió que México pagaría por el muro, que afirma es necesario para detener el flujo de la inmigración ilegal y de drogas. Pero el Gobierno mexicano se ha rehusado a hacerlo y ahora Trump exige que el Congreso entregue 5.700 millones de dólares de dinero de los contribuyentes para financiarlo.

Los demócratas en el Congreso, que consideran al muro una respuesta anacrónica e ineficaz a un problema complejo, se oponen al financiamiento. La disputa ha dejado a un cuarto del Gobierno federal sin funcionar desde hace 21 días y a cientos de miles de empleados federales en casa con licencia o trabajando sin paga.

El sábado, la paralización se convertirá en la más larga de la historia de Estados Unidos.

“La solución fácil es declarar una emergencia nacional. Podría hacer eso rápidamente”, dijo el mandatario en la Casa Blanca. “Tengo el derecho a hacerlo, pero no lo haré tan rápido”, agregó.