Desde el Chaco advierten sobre infiltrados de derecha en el MAS

“División” es una palabra que no gusta a los líderes del Movimiento Al Socialismo (MAS) en el departamento de Tarija, sin embargo es lo que se entiende de lo que ocurre en uno de sus bastiones políticos, el sector campesino, que no encuentra horizonte y ahora afronta un nuevo congreso en pos de la unidad. Desde la Región Autónoma del Chaco, el ejecutivo de la Central de Campesinos de Villa Montes, Juan Pardo, confirmó que en esta parte del departamento ha surgido en el último tiempo un paralelismo dirigencial, que aseguró es orquestado por la derecha de cara a las elecciones presidenciales del 2019.

La elección del dirigente carapereño, René Sánchez, como jefe departamental del MAS en Tarija a fines del 2017 ha generado un ir y venir de posturas, sin embargo la solución que se avizora es el denominado “Congreso de la Unidad”, que se espera llevar a cabo en el mes de septiembre, para proceder a una elección que cuente con la participación de la totalidad de las bases del oficialismo, que son las Bartolinas Sisa, los Interculturales, Campesinos y ahora un sector de Profesionales y Empresarios que apuntan a llenar un vacío que existía en el instrumento.

Si bien ha sido la Federación Sindical Única de Comunidades Campesinas de Tarija (FSUCCT), la que ha observado con más ahínco esta situación, desde la Federación Especial del Chaco, se advierte que esta disyuntiva viene acompañada de la irrupción de paralelismos en las distintas organizaciones sociales y políticas que apoyan al MAS, lo que actualmente está generando mucha preocupación al ser el enfoque de “quién lleva las riendas” el que sustituye al trabajo encomendado desde el nivel nacional, que es preparar el camino para la victoria del presidente Evo Morales en las elecciones del próximo año.

El ejecutivo de la Central Campesina de Villa Montes, Juan Pardo, quien está entre los más antiguos dirigentes del MAS en la región chaqueña, afirmó que varios problemas que se tienen en la actualidad se dan por la “injerencia de la derecha”, empero remarcó que la Confederación Sindical Única de Trabajadores Campesinos de Bolivia (CSUTCB) conoce esta situación, que subrayó genera preocupación pues el sector campesino es un eje de apoyo al presidente y es parte importante de la estructura del Gobierno.

En ese marco indicó que en el transcurso de la semana entrante se llamará a un ampliado en Villa Montes para abordar el tema: “A nosotros no nos interesa si hay gente de la derecha que esté tomando alguna dirigencia, somos claros y maduros en el tema político, pero que salgan con su tienda política y si quieren hacer gestión háganlo, pero no podemos permitir que se pongan la camiseta, que levanten el puño como si estuvieran desde siempre en el MAS. Eso nos parece una burla, algo que no se debería dar. Aquí hay gente que lo único que busca es un beneficio personal”, manifestó.

Previamente, la dirigente departamental y nacional que pertenece al movimiento Bartolina Sisa, Adriana Flores, confirmó al diario El Chaqueño que se realizó en la Región Autónoma del Chaco una reunión para hacer un análisis de los problemas que se está causando, especialmente en los nuevos miembros ejecutivos de las organizaciones sociales, esto a tiempo de indicar que la directiva que preside René Sánchez está vigente, y como organizaciones sociales se harán cumplir los reglamentos y estatutos en todo el departamento.

“Limpiar la casa hasta fin de año para el 2019”

Pardo recordó que la Federación Especial del Chaco, que aglutina a las Centrales Campesinas de Yacuiba Caraparí y Villa Montes, tiene una personería jurídica que es más antigua que la FSUCCT, sin embargo aseveró que ahora la injerencia apunta a querer dividir en todo sentido a las organizaciones sociales, por lo que sostuvo que hay que hacerle frente y definir en los próximos meses la situación, ya que “hasta fin de año se debe limpiar la casa para que el 2019 se pueda mostrar una cara diferente”.