Desde Chile buscan dar un impulso estatal al litio

El Salar de Atacama puede cautivar la atención cuando se habla de litio, pero el gobierno chileno ahora busca desarrollar Aguilar e Infieles, depósitos menos conocidos del mineral clave para la industria de autos eléctricos.

El ministro de Minería, Baldo Prokurica, dijo a Reuters durante un viaje a la región de Atacama, que el gobierno estaba empujando a la gigante estatal de cobre Codelco y a la pequeña Empresa Nacional de Minería (Enami), para desarrollar proyectos de litio en la remota zona.

“Me parece, por decir lo menos, un pecado que las empresas que tengan tenencias de litio como ésta ni siquiera las estén trabajando”, dijo Prokurica a Reuters durante una visita a los salares. “Aquí lo que ha faltado es voluntad de ir adelante”.

Chile tiene las mayores reservas mundiales de litio, un ingrediente clave en las baterías para vehículos eléctricos, pero ha tenido problemas para aumentar la producción en medio de trabas burocráticas, preocupaciones ambientales y el panorama de precios.

Los gigantes de litio Albemarle y SQM se basan en el vasto Salar de Atacama, un área de 3.000 kilómetros cuadrados con las mayores reservas. Aguilar, el más grande de los salares que estudia Enami, apenas alcanza 71 kilómetros cuadrados.

“Atacama es el (salar) más grande de chile y la mayor presencia de litio, es muy difícil que aspiremos a ese nivel, pero sí podemos aspirar a algo interesante”, dijo Robert Mayne-Nicholls, jefe de Enami.

Datos del gobierno de 2018 muestran que Aguilar, al que se llega por un rústico y sinuoso camino, tiene reservas estimadas de litio de 70.000 toneladas, frente a las 6,3 millones de toneladas de Atacama.

Mayne-Nicholls señaló que de avanzar hacia la explotación, la firma buscaría vincularse con especialistas, incluso con la canadiense Wealth Minerals que posee propiedad en el depósito, y espera que el proyecto pudiera aprovechar el máximo esperado en el precio para el litio para 2025.