Descuartizó a su pareja y envenenó a sus hijas

El lunes pasado fueron encontrados los cuerpos de Jacqueline Nava, sus dos pequeñas hijas y del padre de las pequeñas, quien las mató y luego se suicidó en la misma casa donde vivieron por cuatro años, ubicada en la colonia San José Poza Honda, Naucalpan, Estado de México.

El domingo por la tarde, Jacqueline, de 19 años, le mandó un mensaje a su padre para avisarle que iría a ver a sus hijas a la casa de su ex cónyuge, de quien se separó en octubre pasado debido a los maltratos ejercidos.

Ella había vivido en esa casa por cuatro años cuando se fue a vivir con Pedro Rivera, quien actualmente tenía 34 años y de oficio soldador.

La semana pasada Pedro retuvo durante una semana a las niñas en su casa, y el domingo pasado Jacky, como le decían de cariño, acudió con la esperanza de que se las dejara llevar con ella, ya que ella tenía la custodia.

Jacqueline quería rehacer su vida, su plan era regresar a estudiar para darle un futuro mejor a sus pequeñas Brenda Yared de cuatro años y de Sofia Aideé de un año y medio.

Sin embargo, Pedro no se lo permitió, durante la madrugada se escucharon gritos pero los vecinos no intervinieron, estaban acostumbrados a los pleitos provenientes de aquella vivienda.

El sujeto primero mató a Jacqueline, después la descuartizó con un esmeril, cuando realizó el atroz hecho, envenenó a sus pequeñas para luego cortarse el cuello con el mismo aparato con el que mató a Jacqueline.

Tras llamarle sin obtener respuesta, sus familiares acudieron a casa de Pedro y encontraron la terrible escena cerca de las 14 horas.

Los cuatro cuerpos estaban en el departamento donde Pedro dejó una carta póstuma, pidiendo que los velarán y los enterraran juntos porque “amaba a su familia”.

Los feminicidios

crecieron 111%

La violencia contra las mujeres en México sigue a la alza. De acuerdo con el informe de Índice GLAC-El Financiero, en los últimos cuatro años -en el períodos que comprenden de enero a octubre- los feminicidios incrementaron 111 por ciento, y su evolución histórica ha registrado un crecimiento constante.

Veracruz fue el estado que más asesinatos registró (147) entre enero y octubre de 2019, según las cifras del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SNSP), mientras que Baja California Sur registró valores cero.

En 2015 la tasa de feminicidio fue de 0.7 por cada 100 mil mujeres, equivalente a 411 casos totales. Y en 2018, la tasa alcanzó 1.48 feminicidios, equivalentes a 891 casos. Sin embargo, de continuar con la misma tendencia, ambos años serán superados por 2019.

El Sistema Nacional de Seguridad Pública (SNSP) informó que los municipios con más feminicidios en México son Ciudad Juárez, Chihuahua, y Culiacán, Sinaloa, seguidos por Monterrey, Nuevo León; Acapulco, Guerrero, y Ecatepec, Estado de México.

La jefa de Gobierno de la Ciudad de México, Claudia Sheinbaum, decretó recientemente la alerta por violencia en contra de las mujeres, que prevé la creación de un registro público de agresores sexuales, entre otras medidas, al reconocer un aumento de 10% en las investigaciones por violación en el último año.