Defensoría registró a la fecha 28 delitos sexuales a menores

Foto referencial

Los delitos sexuales contra menores de edad ya no son algo lejano, incluso registran un leve aumento con relación al año pasado y esto preocupa a las autoridades que velan por los derechos de los niños, toda vez que de enero a la fecha, la Cámara Gesell de Tarija escuchó al menos 29 diferentes historias de niñas, niños y adolescentes que resultaron víctimas de delitos sexuales.

Así lo informó la responsable de la Defensoría de la Niñez y Adolescencia de la ciudad de Tarija, Carolina Ortiz, quien refirió que si bien no se tiene aún cerrado el mes de marzo, se sabe que en enero se recibieron 12 denuncias de agresiones sexuales a menores, en febrero la cifra bajó a 8, pese a que era el mes de Carnaval, y en el presente mes se contabilizaron al menos 8.

Consultada sobre las edades de las víctimas, refirió que la mayoría son mayores de 14 años, aunque dijo que hubo un número reducido de víctimas menores de 14, que oscilan entre 7, 5 y 12 años.

Respecto a las agresiones, explicó que de estos 28 hechos, la mayoría son por el delito de violación, aunque también hay casos de estupro y corrupción de menores.

Sin embargo, algo que resaltó Ortiz, es que estos casos no ocurrieron en los meses citados, sino que son denuncias de hechos anteriores, incluso de varios años atrás, debido a que las víctimas, tras sentirse seguras y en confianza con alguna otra persona, decidieron contar sus desgracias.

“Como es de conocimiento de los abogados, el delito de violación a niños no prescribe hasta 3 años después de que la víctima cumpla 18, entonces eso es para que la víctima pueda y tenga tiempo para denunciar, porque cuando son niños y el agresor está en su entorno, será muy difícil que la víctima cuente”, dijo.

En este entendido, explicó que son los profesores, médicos, enfermeras o los centros de apoyo que brindan diferentes ONG’s,  los lugares o personas que generan confianza en las niñas y niños que sufrieron algún abuso para que cuenten lo sucedido.

Refirió que de todos estos, la mayor parte de los casos ingresados los agresores son personas del entorno y que gozan de la confianza familiar, aunque en muchos casos los sindicados son el padrastro, el tío, el primo, entre otros, lo que hace más difícil que se identifique estos delitos.

Finalmente, aclaró que de todos estos hechos que pasaron por la Cámara Gesell, 6 casos ocurrieron en el municipio de San Lorenzo. “Ellos tomaron conocimiento del caso, nosotros les facilitamos el acceso de la Cámara, esto con la finalidad de dar la atención en el marco de la ruta de atención y protocolo a víctimas de violencia”, finalizó.