Declaran emergencia en California por incendios forestales

El presidente de Estados Unidos (EE.UU.), Donald Trump, declaró ayer sábado el estado de emergencia en el estado de California (sur) y autorizó al Departamento de Seguridad Nacional y a la Agencia Federal para la Gestión de Emergencias (FEMA) a coordinar la lucha contra los incendios que iniciaron el pasado 23 de julio.

Mediante un comunicado emitido por la Casa Blanca, instaron a coordinar las tareas de socorro contra las llamas que ya han desplazado a más de 30.000 habitantes de la localidad ante la amenaza de que la zona pueda tornarse en fuego, según el Departamento de Bomberos de California.

Más 3.400 bomberos, 17 helicópteros y varios hidroaviones combaten el llamado incendio de Carr, que se extiende ya a casi 33.000 hectáreas del condado de Redding, de 90.000 habitante.

En este mismo condado las llamas ya han tomado más de 500 edificios y unos 75 han quedado completamente inhabitables.

California tiene una temperatura de unos 43 grados y vientos de más de 13 kilómetros por hora, así como una vegetación seca propia de la región, lo que ayuda a que el fuego se mantenga vivo pese a los esfuerzos de las autoridades, quienes han controlado el cinco por ciento del total.

Hasta los momentos, el incendio ha dejado la fatídica cifra de dos fallecidos, un bombero que se encontraba desplegado en la zona y un operador de maquinaria pesada quien murió el viernes.