De 12 denuncias de biocidio, ninguna avanzó judicialmente

La figura recién apareció en 2015 y desde esa fecha en que fueron inscritas las denuncias formalmente ante la Fiscalía, a pesar de contar con fotos, videos y testigos, nunca se pudo llegar a término

Imagen referencial

El maltrato que sufrió un perro el fin de semana develó que desde 2015 hasta el momento ningún caso sobre maltrato animal que llegó a la Fiscalía progresó judicialmente. Desde ese año se denunciaron 12 casos de biocidio y seis de zoofilia.

El presidente de la Sociedad Protectora de Animales de Tarija (SPAT), Gonzalo Torres, contó que la entidad frecuentemente toma conocimiento de casos de abuso a mascotas, ahorcamientos, envenenamientos, atropellos, incluso de gente que los ha matado con armas de fuego, desde hace más de 15 años.

La figura de biocidio recién apar-ció en 2015 -contó- y desde esa fecha una docena de hechos fueron denunciados formalmente a la Fiscalía y bajo la figura de zoofilia fueron seis; pero a pesar de contar con fotos, videos y testigos, nunca se pudo llegar a término.

Subvalorados

En su criterio, en las autoridades judiciales y policiales prevalece la solidaridad con la persona más que con el animal. “No entiendo cómo pueden solidarizarse con una persona que es un riesgo para la sociedad, porque un violador de animales es un potencial violador de personas, con seres que no pueden defenderse como un niño o una niña”, protestó.

Apuntó que por lo general el caso se detiene en la Fiscalía, no se llega a juicio, “porque no son seres humanos están subvalorados, puede ser un árbol o un animal, lo cortas o lo matas y no hay problema”. Sostuvo que falta voluntad para que se cumpla con la legislación, ya existen las ordenanzas 053/2009, 016/2012 y la 017/2012, además la Ley 700 para la Defensa de los Animales contra Actos de Crueldad y Maltrato que se la incumple casi en su totalidad.

Además, otras tres propuestas duermen el sueño de los justos en el Concejo Municipal.Por su parte, el presidente del Colegio de Médicos Veterinarios, Miguel Dávila, dijo que se intenta aplicar la Ley 700, pero es amplia, solo da las pautas sobre cuándo dar sanciones en caso del maltrato y, dependiendo del grado de culpabilidad, establece una condena máxima de seis años.

Tampoco se tiene el reglamento específico de la ley, dentro de ella se específica que este documento debe ser elaborado por los diferentes municipios.

“Nosotros trabajamos un proyecto de norma edil para Cercado en el que se establecen algunos grados de maltrato biocidio en caso de accidente, mala praxis, etc. -indicó- y que irá a complementar la Ley 700”.

Deploró que por falta de educación e ignorancia se maltrate o elimine a una mascota, se debe darle una oportunidad de vida y no aplicar soluciones drásticas. “Hay que aclarar la Ley e interpretarla y que los responsables tengan una sanción ”.

Recordó que en el Concejo Municipal se encuentran, desde diciembre de 2018, tres proyectos. Una trabajada de manera conjunta entre las sociedades de animalistas, la Alcaldía y el Colegio de Veterinarios y presuntos criadores; otra por una organización de voluntarios y una tercera referida a canes presuntamente peligrosos.

Un caso reciente que está en la FELCC

El fin de semana fue denunciado un hecho de biocidio. El sábado por la mañana la voluntaria del grupo “Corazón Animal”, Rosario Miranda, recibió una llamada de una persona que pedía ayudapara un can que estaba lastimado desde varios días antes, no podía caminar estaba tirado en medio del patio de una precaria casa, no lo alimentaban y tampoco lo abrigaban.

“Muchas veces recibimos ese tipo de denuncias, cuando lospropietarios no tienen los recursos económicos para hacerlos curar, nos llaman y les ayudamos, supongo que esta persona esperaba esto. Llamamos a la Policía para que nos colabore en elingreso al domicilio, tratar de conciliar y ayudar al animal”, contó.

Mientras esperaba, recibió una nueva llamada del denunciante que le informaba que estaban ahorcando a la mascota. “Fui sola, los dueños no abrían la puerta y estaban agresivos y con muestras de haber consumido alcohol y por suerte llegó la Policía”, agregó.

Ya habían enterrado al can, se lo sacó, se aprehendió a las 10 personas que se encontraban enel único cuarto que tenía el predio, se realizó la necropsia y se constató que había muerto por ahorcamiento. La denuncia cursa en la Fuerza Especial de Lucha Contrael Crimen (FELCC)