Cuidado con la harina

Un alimento que consumimos a diario pero no conocemos bien

Camilo Andrade   Nutricionista

Está científicamente comprobado que reducir el consumo de harina (incluso si no lo eliminas por completo) puede ser muy bueno para tu cuerpo. Muchos investigadores se refieren en sus estudios a los efectos perniciosos que las harinas procesadas y refinadas causan en el organismo.

A tomar en cuenta
Un reciente estudio de la Universidad de Harvard, recomienda ingerir “carbohidratos buenos” y evitar los refinados. Según los investigadores, las ventajas de reducir al máximo estos últimos en la dieta son: Si tienes sobrepeso, adelgazarás sin tener que comer menos cantidad. Sentirás saciedad, tus ganas de picar entre horas disminuirá. Tus niveles de colesterol bueno (HDL) se elevarán a valores más favorables.
Para reducir los carbohidratos es necesario tener una dieta sin harina, algo que se ha vuelto algo muy popular en los últimos años, pese a ser complicada de seguir. Por otra parte, al reducir el consumo de harina los niveles de insulina, en lugar de variar mucho y de forma brusca (comportamiento con innumerables complicaciones para la salud), se mantendrán estables. Asimismo si tienes la presión alta, es casi seguro que ésta se normalizará y reducirás de forma importante el riesgo de enfermedad cardiovascular.
Un estudio de la Universidad de Harvard, recomienda ingerir “carbohidratos buenos” y evitar los refinados

El pase de diapositivas requiere JavaScript.