Cuidado con el sarro

La formación de placa bacteriana puede ser un problema que se agrave

Elías Vidaurre  Médico

El sarro, también conocido como cálculo dental o tártaro, puede producir uno de los problemas bucodentales más frecuentes, a pesar de que muchas personas no le dan demasiada importancia. La aparición y acúmulo de esta antiestética placa no solo afea nuestra sonrisa, sino que puede tener consecuencias más perjudiciales para nuestra salud bucodental.

A tomar en cuenta
Consiste básicamente en la calcificación de la placa bacteriana, o placa dental. Cuando esta placa no se elimina correctamente y de forma regular, al mezclarse con la saliva y los restos de alimentos de nuestra boca se endurece y se va oscureciendo, pasando de blanca a amarillenta y a marrón.
Como hemos comentado, el sarro se forma cuando la placa bacteriana se mezcla con saliva y restos de comida y se endurece. Esto puede ser el resultado de una mala higiene bucodental, pero no siempre es el caso. Hay zonas que son más difíciles de limpiar, como la parte posterior de los dientes inferiores delanteros, o los espacios entre dientes o entre la encía y el diente.
Otro factor que influye es el pH de la saliva, que varía según la persona. Por ejemplo, los pH que tienen un nivel de acidez alto debilitan más el esmalte dental, lo que nos hace más vulnerables a las caries. En cambio, un pH con poco nivel de acidez hace que seamos más propensos a la formación de sarro, pero menos a las caries.
Los hábitos alimentarios también influyen en la aparición de sarro. El consumo de azúcar, bebidas gaseosas, vino o el tabaco, por poner algunos ejemplos, alteran el pH de la saliva y la placa bacteriana. El sarro en nuestra boca no es solo un inconveniente estético, sino que puede causar o agravar otros problemas de salud, como pueden ser: Gingivitis, mal aliento o halitosis, las caries y problemas cardiológicos como el infarto o accidentes cerebrovasculares.
Si el sarro ya se ha endurecido, es necesario que acudamos al dentista
Es muy importante eliminar el sarro acumulado bajo las encías
Una vez nos hemos hecho la limpieza, podemos evitar que vuelva a aparecer

El pase de diapositivas requiere JavaScript.