Cubrir una acefalía judicial en Tarija tarda más de 6 meses

Los reclamos al sistema judicial son constantes por parte de la población en Tarija y el resto del país, con causas de todas las materias que toman meses y años en resolverse, generando desconfianza y también cansancio en los litigantes, que muchas veces abandonan sus procesos perdiendo la fe en la justicia.

Hay una evidente retardación de la justicia en todos los juzgados y unidades del Tribunal Departamental de Justicia (TDJ) de Tarija, que además de la sobrecarga procesal, se debe también a las acefalías que se presentan por distintas razones, como renuncias, promoción a otros cargos, creación de nuevos juzgados y otros.

Pero todos estos vacíos no se resuelven ni pueden solucionarse en este departamento, puesto que deben ir hasta el Consejo de la Magistratura, en Sucre, donde pasan todo un proceso que tarda al menos seis meses y más.
Esto porque es en Consejo de la Magistratura donde se definen las características de la convocatoria, las fases, los plazos y finalmente la elección de los profesionales.

La representante distrital del Consejo de la Magistratura, Sandra Gutiérrez Salazar, informó sobre el proceso de selección de dos jueces para juzgados de nueva creación en materia penal que se lanzó a principios de marzo, “para profesionales abogados con experiencia y especialización en materia penal, son juzgados de materia penal”.

Debido a la coyuntura del país con los Decretos 4199 y 4200, al igual que las demás actividades del Órgano Judicial, estas convocatorias quedaron paralizadas. Sin embargo, la suspensión o aplazamiento son el común denominador en las designaciones.

Por ejemplo, el año pasado se posesionó a seis nuevos jueces el 4 de noviembre de 2019, cuatro para juzgados de nueva creación en el marco de la Ley 1173 de Abreviación Procesal Penal, y dos para llenar acefalías pendientes en materia civil y comercial. La convocatoria para todos estos cargos había sido lanzada el 21 de marzo de 2019, lo que significa que tomó más de siete meses en llenar estas acefalías.

Una situación similar se registró el 2018 cuando el 20 de diciembre las autoridades del Consejo de la Magistratura en Sucre entregaron credenciales a nuevos jueces para todo el país, nueve de ellos para que asuman cargos en este departamento.

En esa oportunidad el proceso de selección en sí tomó aproximadamente tres meses, pero esto se debió a que meses antes se suspendió un proceso de selección en curso por retrasos en la elaboración de las pruebas escritas para medir los conocimientos de los postulantes.
Ante esta situación, el proceso volvió a cero. Además, que cuatro de esas nuevas autoridades llenaron acefalías que estuvieron vacías por once meses.
Sobre este tema se expresaron algunas de las autoridades más importantes del sistema judicial en Tarija y coincidieron en que es necesario que exista una mayor autonomía e independencia del TDJ con la capital del Estado, a fin de que se puedan agilizar este tipo de trámites.

Actualmente los detalles de la convocatoria, los requisitos, los plazos del proceso de selección, las preguntas del examen, la entrevista y la designación final dependen de los vocales del Consejo de la Magistratura en Sucre.
“Siempre hemos reclamado la tardanza que tienen estos procesos para la elección de las autoridades jurisdiccionales y el envío de las listas del personal de apoyo jurisdiccional, para que luego sea la Sala Plena del Tribunal Departamental que asuma esto”, dijo la presidenta del TDJ, Yenny Cortez Baldiviezo.

Opinión similar expresó la representante del Consejo de la Magistratura en base a que aquí, hay una dependencia total de las autoridades de Sucre, incluso para la modificación de horarios, suspensión de actividades u otros.
“Necesitamos una mayor independencia, porque ahora las convocatorias se definen por completo allá. Si hubiera una mayor autonomía aquí podríamos ahorrar más tiempo y tener las nuevas autoridades en mucho menor tiempo y la convocatoria podríamos hacerla en base a nuestra realidad”, declaró.

Cortez dijo que esta demanda se la realiza desde anteriores gestiones, pero además, refirió que la presidenta del Tribunal Supremo de Justicia (TSJ), Cristina Díaz, comparte el criterio y se comprometió a gestionar que los tribunales departamentales tengan mayor autonomía.

“Ella tiene ese criterio de dar mayor independencia a objeto de que pueda haber más efectividad. Todas estas cuestiones se deben materializar, una vez que se retome la normalidad”, añadió.
Una vez que eso ocurra también queda esperar por convocatoria para aproximadamente veinte funcionarios de apoyo, además de un juzgado y una vocalía.