¿Cuánto valen tus secretos para ti?

Las infracciones de privacidad se están convirtiendo en un titular casi semanal. A veces a través de grupos de piratería, otros a través de compañías que usan indebidamente datos adquiridos legalmente. Muchas compañías, como Facebook y Google, brindan sus servicios en los que tú pagas en información personal en vez de dinero. Mucha gente considera que esta transacción es preocupante, pero la mayoría ha aceptado estos términos en gran medida. Sin embargo, a medida que estas empresas crecen y continúan encontrando nuevas formas de analizar estos datos, debemos pensar detenidamente antes de entregar nuestra información, incluso a las empresas en las que hemos confiado durante décadas.

Recientemente, Google presentó “Google Duplex”, un nuevo asistente de inteligencia artificial que puede hacerse pasar por un ser humano mientras llama a las empresas para que le hagan citas / reservas. Tan genial como parece, hay algunas trampas. Para que funcione, debe tener acceso a una gran cantidad de tu información personal, que incluye saber dónde se encuentran los números de teléfono correctos o conocer tu horario para saber cuándo estás libre. Básicamente, para funcionar correctamente, Duplex debe saber mucho sobre tí. Todo esto, por supuesto, Google también tendría acceso.

Si eso no fuera suficiente, Google ha desarrollado un concepto llamado “Selfish Ledger” que te preguntará sobre los objetivos de tu vida en sus dispositivos electrónicos y luego intentará influir en tu decisión de alcanzar estos objetivos. Por ejemplo, si deseas ser más respetuoso con el medio ambiente, te sugerirá que tomes Uber Pool o que elijas un restaurante que utiliza productos cultivados localmente. Cuanto más lo uses, más aprenderá sobre ti hasta que eventualmente aprenderá rasgos personales sobre ti de los que tú mismo no estás enterado. Este proyecto se encuentra en la etapa de hipótesis y puede que no llegue a buen término, pero no será insensato ver un producto como este en el futuro.

Ahora muchos de ustedes pueden encontrar estos proyectos emocionantes y útiles para mejorar nuestras vidas y proporcionar información personal, como muchos de nosotros ya lo hacemos. Es un pequeño precio a pagar por dicho servicio y no estoy diciendo que este no sea el caso. Siento que a medida que las compañías tecnológicas comienzan a confiar en más de nuestros datos, no deberíamos apresurarnos a presionar el botón “Acepto” cuando este aparezca.

*Matthew Glezos, Magister en administración de empresas