Covid-19, Iglesia de Tarija niega que sacerdote ocultó información y sugiere auditoría médica

Sala de aislamiento para pacientes con covid 19 en Tarija/El País

A través de un comunicado la Diócesis de Tarija sugiere una auditoría médica por el primer caso de Covid-19, referido al sacerdote Franciscano que ahora está en Terapia Intensiva. Esta institución, bajo su propia reconstrucción de hechos, afirma que el paciente no sabía que era o podría ser portador del virus antes de su evacuación, pero que también el Hospital Regional San Juan de Dios y la clínica Santísima Trinidad, donde buscó atención en días pasados, tampoco advirtieron de esa enfermedad, ambos establecimientos coincidieron en un diagnóstico de afección gastrointestinal.

En el punto seis del comunicado, el Obispo de Tarija, Jorge Saldías, se refiere a la entrevista realizada en radio Fides por Julio Cesar Fernández al médico Marcos Oliva, donde el galeno afirma que el paciente ocultó información de su contagio y tenía conocimiento del religioso que dio positivo en Santa Cruz, Antonio Bonifacio Reiman Panic, lo cual es falso, según la reconstrucción de la Diócesis.

En ese mismo texto indica que en la misma entrevista el periodista pregunta al galeno “¿Sabe cuándo el sacerdote Calderón, el de Tarija, con coronavirus tuvo contacto con el Monseñor Reiman en Cochabamba?, a la que responde: Lamentablemente no tengo ese dato. Otra pregunta fue ¿Sabe que pasó en esos tres días, del miércoles 25 que el sacerdote acudió al San Juan de Dios al sábado 28 que fue evacuado a Pro Salud?, misma que responde diciendo que supuestamente se fue con medicación para el problema gastrointestinal con tratamiento. Nosotros en esos casos no hacemos seguimiento. Porque no era un cuadro de sospecha inmediata para coronavirus».

En el punto 7 la autoridad eclesial: “como Iglesia en Tarija, estamos seguros que el personal médico actuó convenientemente ante el delicado cuadro clínico presentado por el paciente P. Juan Carlos. Sin embargo, lo que preocupa profundamente a la población es que algún profesional médico continúe insinuando que el paciente tenía conocimiento de su contagio con el virus. Estas insinuaciones podrían dar a entender de una posible Negligencia Médica, y si fuera el caso, deberían ser las autoridades del SEDES, quienes ejecuten una Auditoría Médica Interna y Externa».

  • Lea aquí el comunicado oficial con la reconstrucción de hechos