Correr en cinta o al aire libre

Partamos de una premisa: hacer ejercicio físico es beneficioso en cualquiera de sus vertientes. Por ello, podemos afirmar sin miedo a equivocarnos que ya sea al aire libre o en cinta, los beneficios de correr para nuestro organismo están asegurados y en ambos casos es infinitamente mejor moverse que abonarse al sedentarismo y quedarse sentado en el sofá. Así pues, tanto si decides salir a correr o hacerlo en la comodidad de tu casa o del gimnasio, aciertas. Que no te quepa la menor duda.

La lógica sugiere que a mayor velocidad de marcha, mayor será la exigencia y la cantidad de calorías que vamos a quemar. A modo de referencia, podemos fijarnos en un listado que elaboró en su momento la Escuela de Medicina de la Universidad de Harvard con la cantidad de calorías que se queman de promedio en 30 minutos en función del ejercicio físico que se realice y dependiendo del peso corporal de cada individuo.

¿Qué es mejor? Cuando nos hacemos o formulamos a alguien esta pregunta lo mínimo que pretendemos es obtener una respuesta clara y diáfana ante la duda que nos invade. Pero sucede que no siempre es fácil obtener una resolución que nos satisfaga. Y cuando se trata de correr no todo es blanco o negro. Depende. Por ejemplo de aspectos tan incontrolables y diversos, como la climatología, la vorágine del día a día o nuestros propios gustos, así que ponte las zapatillas y a probar qué te conviene más.