Controlan leptospirosis en zona de Cortaderal

    El jefe de Epidemiología del Sedes, Marcelo Magne, manifestó que el laboratorio confirmó un total de cinco personas que fueron diagnosticados con leptospirosis, quienes recibieron la atención oportuna para evitar la propagación de la enfermedad.
    Magne agregó que en la investigación que se hizo en la comunidad se pudo conocer que los habitantes de Cortaderal hacen consumo de agua que se encuentra estancada y se presume que es ahí donde se tiene el contagio del roedor portador de la patología. “En la investigación que se hizo se pudo establecer que la enfermedad dura desde unos pocos días hasta tres o más semanas, dependiendo de la gravedad que se tenga en los pacientes”, señaló.
    El funcionario precisó que la mayor parte de las personas presentan solo una primera fase, con síntomas moderados o si ningún malestar, mientras que la segunda fase puede ser grave y si no es tratada en forma adecuada puede tener una recuperación lenta de varios meses que incluso puede derivar en la muerte de personas.
    Con la presencia de las brigadas de salud en Caraparí se hizo conocer a la población que para prevenir la infección deben mantenerse medidas sanitarias como el control de los roedores en cercanías de las viviendas.
    Dentro de la labor de socialización se realizó la recomendación de que se tiene que hacer el drenaje de las aguas estancadas, uso de guantes y botas de goma, manejo adecuado de los residuos sólidos, protección de las fuentes de agua de consumo, evitando su contaminación con lo que significa la orina de lo animales.
    En este contexto, se tiene que hacer el adecuado mantenimiento de las redes de abastecimiento de agua, inmunización de animales domésticos y de granja, con lo que minimiza los riesgos de la infección.