Consideraciones sobre los incentivos tributarios

Las propuestas de los principales partidos de oposición coinciden en postular el establecimiento de incentivos tributarios para promover un mayor y mejor desarrollo económico de nuestro país. En lo que sigue y cerrando la serie de tres entregas sobre posibles modificaciones a la normativa tributaria vigente, ofrezco algunos elementos para evaluar la efectividad de este tipo de medidas.

Parto afirmando que la estabilidad tributaria, pero, sobre todo, la seguridad jurídica respecto de la relación entre el fisco y los contribuyentes, son dos condiciones que, si son respetadas, contribuyen a crear un contexto que, de por si, favorece la inversión privada y la formalización de las actividades económicas. Otra condición que favorece la atracción de inversiones es la simplificación de los procedimientos inherentes al cumplimiento de las obligaciones fiscales, lo cual reduce el tiempo (y costo) que actualmente se debe dedicar al cumplimiento de las formalidades relativas a las obligaciones tributarias. La observación de estas condiciones para mejorar el ambiente de negocios en el país, podría inicialmente ser un incentivo importante para los inversionistas y, además permitiría no afectarla neutralidad del sistema impositivo, aspecto que facilita su administración, ya que los incentivos siempre pueden generar espacios para su aprovechamiento discrecional.

Los incentivos propiamente tales, que generalmente se otorgan en relación con el impuesto a las utilidades, pueden ser otorgados a nivel regional, o a nivel sectorial. Hay que mencionar también que, para fomentar determinadas iniciativas/conductas (por ejemplo, innovación tecnológica, procedimientos productivos amigables con el medio ambiente u otros) se pueden utilizar, como alternativa a la otorgación de beneficios tributarios (exenciones, diferimientos, u otros), los subsidios directos y focalizados, cuyos efectos puede ser más fácilmente verificables.

Cualquiera que sea la elección (incentivos o subsidios), se debe prever el plazo que se requerirá para que los emprendimientos puedan sostenerse sin necesidad de estos beneficios; caso contrario, se corre el riesgo de que el sacrificio fiscal no se vea compensado con el cumplimiento del objetivo deseado.

Además de lo anterior es recomendable que, antes de utilizar el sistema impositivo como mecanismo de promoción, se identifiquen y, en lo posible remuevan, otros obstáculos que puedan estar afectando la viabilidad de los negocios (acceso a mercados, a crédito, a tecnologías adecuadas, disponibilidad de insumos, calificación de la mano de obra etc.). Para ejemplificar lo dicho, cabe señalar que el régimen especial para estimular emprendimientos industrial-manufactureros en los departamentos de Oruro y Potosí, establecido en 1986, no ha tenido resultados observables.

Finalmente, menciono que un estudio que revisó la experiencia internacional en cuanto a la conveniencia o no de otorgar incentivos tributarios, señala que “a pesar de la gran profusión de material existente sobre el tema, es sorprendente encontrar tan pocos resultados concretos sobre su efectividad (existiendo más bien) una gran disparidad de opiniones sobre si los beneficios producidos por los mismos superan o no los costos soportados por la sociedad en su utilización”. Según la misma fuente , lo que sí se ha podido demostrares que, si bien los incentivos tributarios “no han logrado incrementar la tasa de formación de capital en los países que los han utilizado, sí han tendido a modificar la estructura de las inversiones por sectores, regiones o tipo de bienes”. Esta última afirmación, me permite cerrar con una nota positiva, pues deja en pie la posibilidad de que los incentivos tributarios sí puedan ser útiles para impulsar la transición a una economía con sostenibilidad ambiental.

 

1 Colegio Profesional de Ciencias Económicas de la Ciudad de Buenos Aires: Visión Renovada de la Imposición Directa, Cap. 7: El Papel de los incentivos en el impuesto a las rentas. Buenos Aires, 2001.


¡Hola! En el diario El País apostamos por la innovación para darte un mejor servicio, por esto creamos nuestra Suscripción Digital con la que podrás disfrutar de acceso ilimitado y descuentos.

Podrás acceder desde cualquier dispositivo a nuestra Edición PDF y a nuestro Archivo Histórico Digital, en el que estarán disponibles nuestras ediciones desde 1991.

Cada mañana recibirás nuestro newsletter, El Despertador, con un resumen de las todas las noticias locales, nacionales e internacionales que necesitas saber para empezar el día.

También obtendrás descuentos en todos los "Lugares Favoritos" de El País, pudiendo ahorrar en diferentes servicios y productos que incrementará tu presupuesto mensual.

Todo esto por sólo Bs.1,70 al día. Haz clic aquí y suscríbete.