Condenan a hombre que violó a un niño de 7 años

La Cámara Primera en lo Criminal de Resistencia condenó a 38 años de prisión efectiva a Omar Alberto Verón, alias “El Japo”, por el delito de “abuso sexual agravado” de un niño de 7 años, quien está internado desde hace más de cuatro años como consecuencia de esa agresión sexual que le destrozó los intestinos.

“Justicia por Santi” fue la consigna que visibilizó el caso que cambió la vida de una familia chaqueña en 2014. Todo comenzó cuando Verón, papá de un vecino de la víctima, invitó a Santi a su casa, encendió una máquina cortadora de pasto para sofocar sus gritos y lo violó, con ayuda de un integrante de su familia que era menor de edad y que fue obligado a participar.

La víctima, que tenía siete años en ese momento, no contó sobre el abuso porque el agresor lo había amenazado de muerte. Sin embargo, los fuertes dolores abdominales y la fiebre obligaron a sus padres a llevarlo a un médico, que lo revisó y encontró lesiones compatibles con una violación, por lo que realizó la denuncia judicial.

Si bien quisieron operarlo, en el quirófano encontraron un cuadro de destrucción interna tan complejo que motivó su traslado al Garrahan en Buenos Aires, donde debieron extirparle todos los intestinos, por lo que apenas puede comer por la boca y espera un trasplante de esos órganos.

Ante la gravedad del caso, una amiga y benefactora de la familia, Malena Stein, pasó a ser apoderada en Buenos Aires y comenzó una campaña en las redes sociales para exigir la pena máxima al violador.

El pasado viernes, Verón fue condenado como autor del abuso sexual gravemente ultrajante, en concurso ideal con corrupción de menores agravada por el vínculo ascendiente, en concurso real con abuso sexual con acceso carnal agravado por el grave daño a la salud física y psíquica del sujeto pasivo y con la participación de un menor de edad, según la sentencia dictada por el tribunal integrado por Hilda Alicia Cáceres de Pascullo, Glenda Vidarte y María Virginia Ise.

A pesar de que la querella y la fiscalía habían pedido 40 años de condena, el padre y la madre de Santi manifestaron su conformidad con los 38 años. Además, aseguraron que el nene “saldrá adelante”  a pesar de la gravedad de su cuadro.

Por otro lado, Stein, la apoderada de Santi en Buenos Aires, presentará un proyecto de Ley para quien viole, cumpla una verdadera cadena perpetua, ya que la legislación actual no establece esa sentencia para este tipo de delitos.

“Es una vergüenza llamarle perpetua a una condena que no dura para siempre, y es bochornoso que en esta clase de delitos aberrantes la condena no sea por siempre”, criticó la mujer en Twitter.