Cómo las empresas aprovechan la crisis de inflación en Argentina

Cuando uno piensa en la crisis inflacionaria de América del Sur, se lo perdonaría si pensara sólo en la situación en Venezuela. La tasa de inflación del país fue del 130.060% el 2018 y muestra pocas señales de desaceleración, como lo demuestra la creciente hambre y la crisis humanitaria que enfrentan. Sin embargo, Argentina está lidiando con su propia situación. Después de las elecciones, el peso cayó un 30% en un día, de 1 dólar equivalente a 44 bajó a 60. La reacción de la gente fue tranquila, pero tensa. Algunas tiendas se negaron a vender ciertos artículos ya que no sabían cuál era el precio apropiado, era imposible comprar dólares y las cuentas bancarias con dólares se congelaron brevemente.

Durante las siguientes dos semanas, el peso continuó subiendo y bajando a tasas que sonrojarían al Bitcoin antes de estabilizarse en 55 pesos por dólar. Esto incrementó la tasa de inflación al 25% en 2 semanas. Desafortunadamente, para los argentinos ya no es novedad porque el peso seguirá devaluando. Inmediatamente, los precios aumentaron en porcentajes de dos dígitos, pero fue un email de mi proveedor de teléfono celular Tuenti lo que me frustró. Mi plan subía de 290 pesos al mes a 400.

Desafortunadamente, el aumento no me sorprendió sino el monto. El peso había caído un 25%, pero Tuenti había aumentado mi factura en más del 38%. Estaba tan molesto y decidí contactar a Tuenti en Facebook para preguntar cómo podían justificar tal aumento. Su respuesta fue una disculpa falsa seguida de un gif de la explosión de la cabeza de un hombre. Mi queja llegó a oídos sordos y me di cuenta de que esto también estaba sucediendo en todas partes. Los restaurantes y las tiendas estaban elevando los precios muy por encima de la tasa de inflación. En resumen, las empresas están aprovechando esta crisis al elevar sus precios y esconderse detrás del peso como la razón.

Cuando el próximo presidente asuma el poder después de las elecciones finales de octubre, se deben establecer regulaciones para evitar que tales incrementos ocurran en el futuro. Otros países deben monitorear la situación en Argentina para crear planes de emergencia en caso de que su propio país enfrente tal crisis. La gente aquí ya está sufriendo y no necesitan que las grandes compañías empeoren las cosas.

 

*Magister en Administración de Empresas