¿Cómo ganará Sánchez las próximas elecciones?

Esta es hoy la gran pregunta de la política española: ¿podrá continuar al cargo el actual presidente del Gobierno? ¿Será derrotado por la llamada coalición de centro derecha? ¿Tendremos la sorpresa de un gobierno PSOE-Cs?, etc. Consideremos dos niveles o capas de la política española. En el primero, llamémoslo superficial o aparente, se sucede un juego entre fuerzas políticas (partidos) que compiten por nuestro favor: nosotros, “el electorado”. En este nivel, el juego político se cifra como una sucesión de personajes, imágenes, eslóganes y semidiscursos que nos interpelan sobre asuntos variados, prometiendo las más de las veces un final feliz.

La modalidad de este nivel es la del teatro: marionetas de cachiporra que nos lanzan consignas, se alaban y se golpean, pero en una obra eterna en la que el desenlace ni es previsto ni acaba en catarsis. Las llamadas democracias, en ausencia de golpe de Estado o de ocupación militar, son un teatro sin final. En este nivel, sólo podemos prever el movimiento de los personajes, sus tics, sus reiteraciones y ritornelos, pero poco podemos decir de la trayectoria a largo plazo de sus interacciones: sólo que asistiremos a una sucesión de pequeñas derrotas y pequeñas victorias, de viejos y de nuevos personajes. Por eso este género teatral es un género popular y costumbrista, como el vodevil. 

Al lado de este nivel teatral o superficial existe otro, que estamos tentados a dar el adjetivo de “profundo”, pero que también podríamos llamar “el mundo”. En el mundo habitan las mil fuerzas que componen la vida de los espectadores, y que de una u otra manera aparecen representadas por boca de los actores del teatro. En este nivel reina el caos y, por eso, el espectador que vive en el mundo se ve la mayor parte de las veces reducido a una comprensión incompleta. Su manera de aproximarse a la política requiere de la mediación teatral y de la identificación con alguno de los personajes de la escena.

En el nivel del mundo están, no obstante, los problemas: problemas laborales, económicos, culturales, de género, de identidad, de vivienda, de renta, de salud, etc. Y al lado de los problemas las fuerzas del mundo, que demasiadas veces son irrepresentables en el teatro: la finanzas, los poderes que operan detrás de los Estados, el deterioro climático, las tendencias demográficas a largo plazo, las fuerzas culturales que escapan al teatro, las tramas ocultas…, esto es, todos aquellos elementos que determinan hasta el detalle las posibilidades de nuestra vida en el mundo, de nuestra vida más allá de la condición de espectadores.

La relación entre ambos niveles, que es una relación de visibilidad y ocultamiento, de representación y apariencia, es lo que damos el nombre de régimen. En términos de la teoría política podría definirse como la relación entre los ciudadanos y las instituciones del Estado, que en una democracia como la nuestra incluye, sobre todo, a los partidos y a los aparatos de formación de la opinión pública. La relación entre el teatro y el mundo es compleja; y sólo por convención podemos hablar de régimen (régimen del 78 para ser más precisos) para referirnos a ella.

Cuando la correspondencia entre el teatro y el mundo se vuelve difícil, cuando la distancia se hace insalvable, y los personajes de cachiporra dejan de poder hablar del mundo, se produce una crisis (de régimen). En ese momento, los espectadores dejan de estar absortos en el teatro, hacen cosas extrañas, como hablar entre sí, y a veces incluso descubren que el teatro es sólo tela y madera, actores y luces, materiales del mundo. Es lo que ocurrió hace algunos años, en mayo de 2011, cuando un par de generaciones nacidas entre los años setenta y ochenta salieron del teatro, y se enfrentaron al mundo, hablando otra vez de dictadura (financiera) y de democracia (real, no teatral).

En las crisis, los espectadores dejan de atender al espectáculo. Abandonan la sala, y empiezan a darle vueltas a la relación entre ellos y el mundo, que es la principal relación política. Fuera del teatro, se encuentran por primera vez solos y unidos entres sí, lo que produce a la vez perplejidad y alegría, pero también miedo. Sobre ese miedo, las fuerzas del teatro, que también es una de las grandes fuerzas del mundo, se ponen en marcha. Aparecen nuevos personajes que tienen un discurso nuevo, que llaman otra vez la atención del espectador, que le invitan a la concentración y el entretenimiento, que le prometen una solución simbólica y narrativa a los problemas del mundo. Es lo que pasó con Podemos, lo que pasó con Ciudadanos, lo que está pasando con Vox.

Sobre estas premisas, volvamos de nuevo a la pregunta ¿en la gran representación prevista para el 28 de abril, puede convencernos el personaje Sánchez, y su escudero Iglesias, más que la banda del centro derecha de los hermanos Rivera, Casado, Abascal? La preventa de entradas, en forma de encuestas, señala que lo más probable es que Sánchez sea el más querido. Pero Sánchez, guapo, amable, encajado en las responsabilidades de Estado (dispuesto a negociar con otros personajes secundarios como Torra), tiene un problema, enorme. Su aliado Iglesias despierta hoy pocas simpatías, incluso entre muchos que antes le admiraban por sus dotes retóricas y por decir verdades como puños, verdades del mundo.

¿Qué ocurrirá entonces? ¿Salvarán los trastos y conseguirá Iglesias recuperar unos cuantos puntos de la abstención? Según parece basta con dos o tres, medio millón de votos más de los previstos y el gobierno podría ser el mismo que hoy en día. Puede que la clave no esté en Iglesias. Los ubicados en la llamada izquierda, que aunque digan lo contrario son grandes amantes del teatro, tienen el 28 de abril una gigantesca excusa para obtener su pase en esta gran representación. No hace mucho entró en escena un personaje, que a muchos parece grande, y feo, y con la piel picada, Santiago Abascal. La paradoja de este personaje de cachiporra, que a veces se disfraza de caballero andaluz y otras de tercio de Flandes, es su capacidad para levantar pasiones. 

Abascal y su banda han sabido recuperar la atención de muchos conservadores que andaban perdidos ante la “deshonra” de su propio partido, manchado de una corrupción incurable, y aburridos por el “sentido de Estado” de Rajoy y Sáenz de Santamaría, que a muchos afectados por la fiebre ideológica de Losantos les parecía “blandito”.

No obstante, y más allá de lo que ocurra con los tres puntos de la abstención que si se movilizan empujarán de nuevo (al menos teóricamente) al gobierno PSOE-Podemos, cabe hacer una reflexión de largo recorrido. En ocho años hemos pasado de vivir el acontecimiento que sirve de parteaguas a la historia reciente de la democracia, la gigantesca insurrección pacífica del 15M, al manido argumento de “hay que parar a la derecha”; de hablar de proceso constituyente a formar una nueva Izquierda Unida, aún más deshecha y vaporosa que la vieja; de impugnar el sistema de partidos a ver a un PSOE renacido; de apostarlo todo a una renovación democrática a andar atemorizados por un grupito de matones verbales apenas emancipados del PP; de pensar en una democracia profunda a levantar dos trapos con idénticos colores pero que diferenciados por el número de bandas sirven como compensación a todo lo que se desmorona en este mundo. Es demasiado el contraste.

Hubo un momento (quizás sólo uno) en el que lo que surgió en el 15M pretendió ser una fuerza del mundo, y no un inspirador del teatro, que quiso ser una gran fuerza social y no un partido mediático. En recuerdo de ese momento no estaría de más que incluso los que podríamos apoyar un gobierno progre, también como espectadores del teatro, nos comportásemos como aquel público divertido y salvaje de los siglos XVI o XVII; y que en corrales y patios de comedias empezáramos a lanzar coles podridas y aguas de bacinilla cuando nuestros personajes no se comportan como esperamos. Al menos las verduras y los orines nos recuerdan que, más allá del teatro, el mundo sigue siendo el mundo.

¡Hola! En el diario El País apostamos por la innovación para darte un mejor servicio, por esto creamos nuestra Suscripción Digital con la que podrás disfrutar de acceso ilimitado y descuentos.   Podrás acceder desde cualquier dispositivo a nuestra Edición PDF y a nuestro Archivo Histórico Digital, en el que estarán disponibles nuestras ediciones desde 1991.   Cada mañana recibirás el Newsletter de El País con un resumen de las todas las noticias locales, nacionales e internacionales que necesitas saber para empezar el día.   También obtendrás descuentos en todos los "Lugares Favoritos" de El País, pudiendo ahorrar en diferentes servicios y productos que incrementará tu presupuesto mensual.   Todo esto por sólo Bs.1,70 al día. Haz clic aquí y suscríbete.