Comicios sumergen a Brasil en una guerra de números

Las ya inminentes elecciones generales, cuyo primer turno tendrá lugar el próximo domingo, sumergen este martes a los brasileños en una incontenible guerra de números desatada por sucesivas encuestas de intención de voto.

Sondeos
Contrariando tendencias consolidadas, los dos últimos sondeos dan una ventaja mayor a uno de los candidatos presidenciales (el ultraderechista Jair Bolsonaro), hizo notar la Red Brasil Actual, al referirse a las pesquisas de los institutos Brasileño de Opinión Pública y Estadística (Ibope) y Real Time Big Data.

De acuerdo con el Ibope, que entrevistó a 3010 electores en 208 municipios los días 28 y 29 de septiembre último, Bolsonaro, del Partido Social Liberal (PSL), cuenta con 31 por ciento de intención de voto por 21 por ciento del aspirante presidencial del Partido de los Trabajadores (PT), Fernando Haddad.

El anterior muestreo realizado por esa institución, y cuyos resultados fueron difundidos el pasado 24 de septiembre, mostraban que Haddad era el único que crecía en la preferencia del electorado, alcanzando el apoyo de 22 por ciento de los encuestados, mientras que el ultraderechista Bolsonaro permanecía anclado en 28.

Después de estos dos presidenciables, según Ibope, aparecen los contendientes del Partido Democrático Laborista (PDT, por sus siglas en portugués) Ciro Gomes (11 por ciento), del Partido de la Social Democracia Brasileña (PSDB), Geraldo Alckmin (8), y de la Red de Sostenibilidad, Marina Silva (4).

Mientras, la encuesta de Real Time Big Data, hecha por encargo de la televisora Récord, acorta la diferencia entre Bolsonaro y Haddad, con 29 y 24 por ciento de intención de voto, respectivamente.

Ciro Gomes (11), Alckmin (7) y Marina Silva (5) conforman el segundo escalón entre los 14 aspirantes a ocupar el Palacio de Planalto a partir del 1 de enero de 2019.

Por su parte, el diario digital Brasil 247 destacó este martes la valoración de la agencia de clasificación de riesgo S&P Global, de acuerdo con la cual una eventual elección del ex capitán del Ejército Bolsonaro sería mala para el escenario económico brasileño.

La calificadora señaló que, contrario al representante de la extrema derecha, el candidato petista no es un ‘outsider’, por lo cual de vencer el primero de ellos aumenta el riesgo de incoherencia o de atrasos en las cosas que deberán ser hechas después de las elecciones.
Con relación a los resultados de estas dos últimas encuestas, el periodista Josías de Souza señaló en su blog que el desempeño del aspirante del PSL desafía la lógica.

Todos los presidenciables – apuntó- ajustan sus discursos y sus tácticas. Bolsonaro no. Sus (pocas) ideas continúan inquebrantables y su prédica no se alteró, incluso después del ataque con arma blanca sufrido durante un acto de campaña y que lo mantiene convaleciente.

Comentó, además, que ‘sin estructura, a bordo de un partido de alquiler, con ridículos ocho segundos en el horario electoral, éste se impuso a los viejos tejedores de la política artesanal’, por lo que, perdiendo o ganando, se consolida como el principal fenómeno político desde Fernando Collor.