China califica de constructivos diálogos con EEUU

China aseguró ayer que sostuvo un debate constructivo con Estados Unidos durante los recientes diálogos a nivel ministerial como parte de sus negociaciones para alcanzar un acuerdo y terminar la guerra comercial que enfrenta a ambas potencias.

El jueves y viernes, equipos de las dos naciones celebraron consultas a para arreglar los detalles de la décimo tercera ronda de conversaciones económicas y comerciales de alto nivel prevista para octubre venidero en Washington.

Según fuentes oficiales chinas, en las pláticas discutieron minuciosamente sobre los arreglos del encuentro del mes próximo y acordaron mantener una comunicación regular sobre los asuntos comerciales y económicos.

La delegación del gigante asiático estuvo encabezada por el viceministro de Finanzas, Liao Min, y la parte anfitriona se desempeñó bajo la guía de Jeffrey Gerrish, director adjunto de la Oficina del Representante Comercial norteamericano.

Estos diálogos se inscriben en un momento de aparente distensión en la guerra comercial que enfrentan China y Estados Unidos desde 2018, con secuelas nefastas para los negocios en lo bilateral y mundial.

El viernes, la administración del presidente estadounidense, Donald Trump, indicó que eximirá a más de 400 productos chinos de los aranceles aplicados desde el año pasado.

Esta medida abarca una amplia gama de mercancías, filtros de café, luces led y correas para perros, hasta radiadores para automóviles.

Según los medios estadounidenses la acción ‘no solo pretende calmar a Beijing’, sino que también ayudaría a las empresas norteamericanas afectadas por los aranceles del presidente Donald Trump, ‘particularmente porque él y los miembros de su administración han hecho declaraciones inconsistentes sobre la posibilidad de un acuerdo comercial’.

En días recientes China también anunció exenciones durante un año para 16 mercancías importadas de Estados Unidos, incluida la soya y la carne de cerdo, de los aranceles adicionales adoptados en medio de la agria confrontación.

El contencioso entre la primera y segunda economías del orbe, desencadenado por el agresivo proteccionismo del mandatario republicano desde su llegada al poder en enero de 2017, se agravó en mayo pasado, luego de seis meses de tregua durante la cual las dos potencias estuvieron bien cerca de lograr un convenio.