Chile: presentan acusación constitucional contra Piñera

Una acusación constitucional contra el presidente chileno, Sebastián Piñera, que de triunfar podría terminar con su mandato e inhabilitarlo por cinco años, fue presentada ayer por diputados de varios partidos.

El texto de la acusación fue presentado en la Cámara de diputados con las firmas de 11 parlamentarios de los partidos Comunista, Socialista, Revolución Democrática, Comunes, Humanista, Convergencia Social, por la Democracia y Liberal.

Una de las firmantes de la acusación, la diputada comunista Carmen Hertz, señaló que este paso obedece a las graves, reiteradas, generalizadas y sistemáticas violaciones a los derechos fundamentales de las personas perpetradas por agentes del Estado en los últimos 30 días.

Puntualizó que con esas acciones se ha infringido lo establecido en la Constitución y las leyes del país.

La legisladora comunista que no se puede permitir que en Chile continúe la impunidad política, moral y social, que ha sido una de las grandes motivaciones de las amplias movilizaciones populares que se han mantenido a lo largo del último mes.

Por su parte, el presidente del Partido Humanista, Tomás Hirsch, calificó de histórica esta acusación contra el mandatario y puntualizó que han ocurrido violaciones inaceptables de los derechos humanos que jamás se prensó pudieran darse en un país que dice vivir en democracia.

Advirtió el también diputado que la acusación implica un imperativo ético que deberá ser asumido por cada diputado chileno que deberá decidir si respalda la protección y garantía de los derechos humanos, o si se coloca del lado de quien los ha violado ‘de manera brutal y sistemática’.

Desde el Partido Socialista, el diputado Jaime Naranjo advirtió que algunos políticos han señalado que la acusación carece de sentido porque probablemente no sea aprobada por el Congreso, pero lo importante es que con ella queda claro que en Chile nunca más debe haber violaciones impunes de los derechos humanos.

La presentación de la acusación contó con la presencia de numerosos diputados, que portaban carteles con consignas como ‘No a la impunidad’ y ‘No hay paz sin justicia’.