Central de Trabajadores de Chile pide mar para Bolivia

    ‘Mar sin condiciones para Bolivia’, proclamó la mandamás de la sindical proletaria Central Unitaria de Trabajadores de Chile (CUT).
    Dijo que ésa es la resolución de una cumbre social de pueblos indígenas que se celebra en Santiago de manera paralela a la primera junta de la Comunidad de Estados de Latinoamérica y el Caribe y la Unión Europea, que reúne e a jefes de Estado y de Gobierno de 33 países de ambos continentes en Santiago.
    Bolivia carece de litoral marítimo desde 1879, cuando perdió a manos de Chile 400 km lineales de costa y 120.000 km2 de territorios.
    Desde entonces Bolivia reclama sin éxito una franja soberana de acceso a ultramar. Figueroa pareció evocar la proclama de organizaciones sociales chilenas, que en marzo de 2006 pidieron a coro en un polivalente deportivo ‘mar para Bolivia’.
    El evento, que concluía este domingo tras dos días de deliberaciones públicas en la Facultad de Arquitectura de la Universidad de Chile, plantea un ‘proyecto alternativo a un modelo depredador’ de sello neoliberal vigente, sostuvo.
    Figueroa, que lidera la equivalente chilena de la Central Obrera Boliviana, dijo que durante la junta se enhebró un ‘proyecto muy potente’ de modelo de desarrollo fundado en el respeto al medioambiente y los derechos humanos.
    ‘Un proyecto de desarrollo con soberanía nacional, lejos de la influencia del capital financiero internacional’, sostuvo. La cumbre alternativa a la cita presidencial intercontinental congrega a representantes de sectores sociales, campesinos, mujeres y activistas de derechos humanos de Argentina, Brasil, Bolivia, Cuba, Chile, Venezuela, Uruguay y España.
    La junta social convocó, entre otros, a Norah Cortiñas, de la activista argentina de derechos humanos Madres de Plaza Mayo, a la brasileña Vía Campesina, la Central de Trabajadores de Cuba y a líderes de la Juventud del Partido Socialista Unido de Venezuela.
    Sobre este respecto, ‘Evo es punto de inflexión en el respeto al medio ambiente y los derechos humanos’, sostuvo.
    La designada ‘cumbre alternativa’ evocó los mandatos de Cumbre Mundial de Pueblos por la Madre Tierra celebrada en Tiquipaya, Bolivia, en abril de 2010.