Augusto Vilaseca, el primer boliviano Scotland Yard

Sus calidades de políglota, inglés, castellano y portugués, le franquearon también las puertas de la Scotland Yard.

Augusto Vilaseca, es el primer boliviano que ejerce en la londinense Metropolitan Police

Augusto Vilaseca, de 37 años, es el primer boliviano que ejerce en la londinense Metropolitan Police, uno de los brazos de la mundialmente famosa Scotland Yard, más conocida en Bolivia por haber alineado en sus filas la leyenda de James Bond, llevada exitosamente al celuloide.

Augusto es hijo de oficial de la Policía de Bolivia, Napoleón Vilaseca, fallecido en la década de los años “90 cuando ejercía el grado de coronel y cuando el hijo que habría de seguirle los pasos lejos de La Paz y a las orillas del histórico Támesis, frisaba apenas los 12 años.

Augusto nació en La Paz, donde coronó estudios de bachillerato, y desde donde un buen día partió para Londres a ganarse la vida en la defensa diaria de la integridad de los demás, 8,1 millones de habitantes provenientes de todo el mundo, en una cuidad fundada el año 50 después de Cristo, es decir hace 1.968 años.

“Es un orgullo representar mi país y ser un boliviano que trabaja para el Metropolitan Police, que es parte de Scotland Yard”, sintetiza este hombre que pese a sus 1,74 metros de estatura física se ha granjeado, a pulso, un lugar en uno de los cuerpos de policía más reputados de Europa.

En Londres, que en celta significa “plaza de los valientes”, este boliviano ha debido emplearse a fondo para vencer los cursos de aplicación, entrenamiento y estudio que le permitieron calzar el uniforme azul marino en 2016.

“Al principio de mi carrera trabajé en el departamento de Rapid Response, en el cual nos encargábamos de atender incidentes de emergencia, donde atendí casos de terrorismo, violencia doméstica, asaltos rojos y muchos otros que me han dado la experiencia requerida por todo oficial nuevo”, describe.

Sus calidades de políglota, inglés, castellano y portugués, le franquearon también las puertas de la Scotland Yard.

“Una vez que aprendí y dominé el inglés hice una solicitud para entrar a la Policía. Afortunadamente me invitaron a dar unos exámenes y me entrevistaron. Una vez que pasó eso me dieron las noticias de que había logrado entrar a la academia de estudios policiales donde estuve por aproximadamente 6 meses en total y luego de varios exámenes logré entrar y me gradué como oficial en febrero 2016”, narró este uniformado andino, de complexión robusta, padre de 2 hijos y amores repartidos.

Augusto Vilaseca se dice policía por antonomasia y también por la tradición familiar en el uniforme.

“Quise hacerlo ya que mi papá, el coronel Napoleón Vilaseca, que en paz descanse, era Policía en Bolivia. Así también como mis primos, tengo una hermana que también era alta funcionaria del Ejército boliviano y también mi cuñado, quien fue un gran funcionario de la Fuerza Aérea Boliviana”, solemniza.

Tomado de ABI