Asfixiaron a un bebé y lo tiraron a un basurero

Un juez de San Luis procesó y dictó la prisión preventiva a una joven y a su madre, quienes están acusadas del homicidio de un bebé recién nacido en el Hospital del Sur, ubicado en la capital de esa provincia.

Romina Jaime y Mónica Zigman  fueron imputadas de “homicidio calificado por el vínculo” por el juez de Instrucción penal número 2, Ariel Parrillis, y quedaron alojadas en el Servicio Penitenciario Provincial por decisión del magistrado.

Todo comenzó el último 18 de julio cuando Jaime fue al citado centro médico por un fuerte dolor abdominal y pidió permiso para ir al baño, donde dio a luz. Allí mismo, envolvió al chico en una campera y se lo entregó a su madre.

Según precisaron los especialistas en ese momento, el nene nació “sin complicaciones”, por parto natural y pesó 2,600 kilos, pero fue encontrado poco tiempo después “sin signos vitales” y envuelto en una campera que habría provocado su asfixia en un tacho de basura.

Por el estado en que quedó el sanitario y por la sangre derramada en el parto, el personal decidió trasladarla a la Maternidad “Teresita Baigorria”, donde se determinó que había tenido al bebé en el Hospital del Sur.

Como el pequeño no se encontraba con ella, dieron aviso al hospital, donde poco después los profesionales encontraron el cuerpo sin vida en un cesto de residuos patológicos.

La abuela acompañó el traslado de la joven de un centro médico a otro, por lo que se estima que fue ella quien, finalmente, dejó al bebé donde fue encontrado muerto.

El abogado de las mujeres, Héctor Zavala, aseguró que ni Jaime ni su madre y ni siquiera los médicos que la atendieron supieron en ningún momento que la joven estaba embarazada .