Asamblea de Tarija sugiere recortes al POA y aumentar gasto social en 2020

El presupuesto para las subgobernaciones se recortó un 40 por ciento, sin embargo, las secretarías de la Gobernación se rebajaron un 0.5 por ciento y las instituciones desconcentradas el 9 por ciento

Pleno de la Asamblea Legislativa Departamental de Tarija (ALDT)

Después de la sesión del pleno de la Asamblea Legislativa Departamental de Tarija (ALDT), para analizar las conclusiones de la Comisión de Hacienda sobre el Presupuesto Operativo Anual (POA) 2020, se definió remitir las observaciones planteadas a la Gobernación y recomendaron aumentar la inversión en proyectos sociales y recortar presupuesto en las secretarías. La sesión fue dirigida por la vicepresidente del Legislativo departamental, Amanda Calizaya, ante la licencia del presidente de la ALDT, Guillermo Vega.

La Gobernación deberá modificar las observaciones que realizaron los asambleístas o caso contrario será la propia Asamblea la que modifique el POA 2020 antes de remitir al Ministerio de Economía y Finanzas en el plazo establecido, que fenece el viernes 20 de septiembre.

El asambleísta, Mauricio Lea Plaza, advirtió que los programas que tienen mayor contacto con la población son aquellos que se vieron más afectados con el recorte presupuestario.

“La observación más importante tiene que ver con lo marcado que es este POA por el cemento, las obras de infraestructura, el transporte y la energía en lugar de privilegiar los programas y proyectos de carácter social. Lo que hemos visto con tristeza es que el recorte presupuestario que sufrió la Gobernación está afectando los programas más sensibles”, manifestó.

Se observó que la deuda de 24.000.000 de bolivianos que se debe pagar respecto al Seguro Universal de Salud Autónomo de Tarija (Susat) no está inscrita en el presupuesto 2020 y se redujo el 50 por ciento los recursos de Gestión Social. También se redujo el presupuesto para deportes, el presupuesto para menores de edad infractores de la ley, pero se dispuso un presupuesto alto para pagar el interconectado cuando se cuestionó que los recursos departamentales estén destinados a un proyecto de alcance nacional.

Por otro lado, el presupuesto para las subgobernaciones se recortó un 40 por ciento, sin embargo, las secretarías de la Gobernación se rebajaron un 0.5 por ciento de su presupuesto anual y las instituciones desconcentradas el 9 por ciento.

Se destinaron 15.000.000 de bolivianos a la Región Autónoma del Gran Chaco por Impuesto Directo a los Hidrocarburos (IDH), pero los asambleístas observaron que no existe una base legal para ello. El secretario de Gestión Institucional de la Gobernación, Rubén Ardaya, expuso que el techo presupuestario se redujo considerablemente en comparación a la gestión 2019 y por ese recorte se realizaron las diferentes reducciones de presupuesto para algunos programas.

El asambleísta por O’Connor, Abel Guzmán, sugirió permitirse la jornada del jueves para analizar y concluir en un consenso entre los asambleístas sobre las observaciones planteadas, pero se tomó en cuenta que el plazo límite de la entrega al Gobierno nacional es el próximo viernes.

Se redujo Bs 219 MM el techo del presupuesto

Desde la Gobernación se mencionó que solo el 12 por ciento de proyectos son nuevos, debido a la deuda de las obras de continuidad que se arrastran desde la gestión de Lino Condori. A pesar de haber resuelto 655 proyectos que quedaron a medias por el decrecimiento de recursos que percibió el departamento, aún falta desembolsar 1.500.000 bolivianos.

Para la gestión 2020 el techo presupuestario asignado por el Gobierno nacional para la Gobernación de Tarija es de 740.000.000 de bolivianos, 690 de ellos correspondientes a regalías y el resto a los ingresos del Impuesto Directo a Hidrocarburos (IDH). El descenso es significativo respecto al presupuesto del 2019, cuando los ingresos presupuestados llegaron a 959.000.000 de bolivianos.

En julio arrancó la elaboración del POA 2020 y se esperaba culminar hasta agosto para que sea derivado al Legislativo. Sin embargo, a mediados de agosto, la noticia del derrumbe del techo presupuestario que determinó el Gobierno para Tarija -en consecuencia, a los problemas que atraviesa Bolivia respecto a los hidrocarburos- limitó los planes de la Gobernación y por ende a los municipios.