Arranca la temporada turística en Tarija

Los años de crisis han multiplicado infraestructuras con vocación turística; pensiones, hotelitos, alojamientos AirBNB, guías turísticos, etc., la cuestión es saber si se da la calidad suficiente para que los turistas y visitantes

Se acerca la temporada alta de turismo en Tarija. Al menos la primera oleada, pues todavía no se ha logrado consolidar un calendario que aproveche la primavera completa. Las celebraciones religiosas de San Roque y Chaguaya hacen del final del invierno una temporada atractiva para los visitantes y también para que los propios tarijeños se muevan y disfruten de los actos programados.

Después vendrán las fechas más paganas de fin de año y Carnaval, cuando de nuevo los turistas se acercan a este lado del país normalmente para disfrutar del sol, el vino y la buena fiesta. Sin duda son perfiles muy diferentes los unos de los otros.

Desde el municipio y la Gobernación se vienen haciendo algunos esfuerzos por unificar un producto que sea atractivo y tenga buena venta en el país, aunque quedan aspectos por pulir. El concepto general a comerciar es “la ruta de la Fe”, con propuestas para el Santuario de Chaguaya y la participación – como asistente – a las procesiones de los promesantes chunchos por San Roque.

La primera propuesta no deja de enmarcarse en sus similares a lo largo de todo el mundo en la lógica del peregrino y la bendición del creyente; la segunda tiene sin embargo otros rasgos de exclusividad mucho más notorios, desde lo colorido hasta la particular danza y toda la mística que acompaña la promesa, la lepra y la solidaridad del pueblo con sus enfermos.

La ruta de la Fe siempre se puede combinar con la “mítica” ruta del Vino, que para el caso también tiene sus impactos celestiales y dan cuenta del paso de la Misión y sus aportes en tiempos de la invasión española

En cualquier caso, el marco con el que ambas propuestas se presentan es el de una ciudad y un departamento amable con el visitante, un lugar sencillo donde se puede compartir y conocer sin un presupuesto excesivo y ni pretensiones exóticas. La ruta de la Fe siempre se puede combinar con la “mítica” ruta del Vino, que para el caso también tiene sus impactos celestiales y dan cuenta del paso de la Misión y sus aportes en tiempos de la invasión española.

Cada año, la campaña de difusión de estos festejos circula por todo el país, y aunque no está muy clara la evaluación de resultados más allá de algunas estadísticas que llegan por pasos fronterizos y noches de hotel, si parece que va tomando forma en el país. No en vano en años anteriores Bolivia TV ha dado cobertura al Encierro de San Roque, que ha contado con la presencia de Evo Morales.

La cuestión es saber si realmente estamos mejorando en las condiciones que ofrecemos al visitante. Saber si llegar a Tarija, más allá de la hospitalidad o el clima benigno, si corresponde, los visitantes han encontrado lugares adecuados para comer, dormir, disfrutar y gastar algunos pesos de buen grado y sin estridencias.

Lo cierto es que los años de crisis han multiplicado infraestructuras con vocación turística; pensiones, hotelitos, alojamientos AirBNB, guías turísticos, etc., la cuestión es saber si se da la calidad suficiente para que los turistas y visitantes, o los tarijeños que se animan a experiencias diferentes, tengan ganas de repetir.

En esto, no se trata de acudir como siempre a los poderes públicos; es necesario que todos aquellos que estén dispuestos a ofrecer un servicio, lo hagan – con honestidad – si de verdad están preparados.