Argentina prevé una salida paulatina de la cuarentena

El presidente Alberto Fernández precisó ayer que prevé la salida gradual del aislamiento social, preventivo y obligatorio que rige en Argentina hasta el 12 de abril y descartó por el momento el reinicio de clases.

‘Tenemos previsto que el domingo próximo se termine la cuarentena, pero es día a día, hay que ir viendo cómo evoluciona. Salir tiene que ser una cosa muy cuidadosa’, declaró a la emisora Radio Mitre el mandatario, quien advirtió que es probable que la administración pública seguirá con trabajo a distancia y concurrirá el personal elemental.

Fernández abogó por volver poco a poco a retomar el trabajo al considerar que el mayor canal de transmisión de contagio de la Covid-19, es el servicio de transporte público.

Por otro lado, apuntó que hoy, en medio del encierro y además la crisis económica, el comercio es uno de los sectores más lastimados y contó que analizan cómo paliar esto tal vez con servicio de entrega a domicilio para todos los comercios, momentáneamente.

El Jefe de Estado destacó que el viernes se reunió con varios dirigentes sindicales y representantes de las centrales obreras para hacer un comité con los epidemiólogos e ir analizando cómo flexibilizar de a poco el aislamiento sin levantarlo totalmente pues eso depende de la evolución de las cosas y de las recomendaciones de los expertos.

Sobre la pandemia que acecha al mundo, y que dejó hasta la fecha mil 353 infectados y 42 muertes en esta nación, explicó que avizoran el momento más duro de contagios para la primera quincena de mayo, con un posible pico.

Cobro de jubilados

En otro tema, durante esta jornada Fernández se mostró preocupado y molesto por el caos generado durante la apertura de los bancos para el cobro de jubilados y de quienes reciben planes.

Señaló que la explosión por las largas colas de personas de avanzada edad y otras que devengan planes del Estado, puso en peligro todo el esfuerzo que el Gobierno hizo para frenar la propagación de la Covid-19 en el país.

Tras subrayar que se sintió enojado al ver las largas colas y abuelos que aguantaron parados por horas, aseveró que eso no puede volver a pasar.