Arancibia: El 50% de donantes de sangre se descarta por salud

Por enfermedades como Chagas, Hepatitis B y C, VIH/Sida y otras de trasmisión sexual, en promedio el 50 por ciento de los posibles donantes de sangre se descarta en el departamento. Dicha situación obliga al Banco de Sangre de referencia departamental a desarrollar colectas durante todo el año para cubrir las solicitudes de los diferentes centros de salud.

Etzel Arancibia, director del Banco de Sangre de Tarija, refirió que a través del Departamento de Promoción y Extensión se hacen colectas externas y se desarrolla un proyecto en los colegios, cuyo objetivo es concienciar a los jóvenes sobre la importancia de donar sangre y así generar una cultura de solidaridad.

Reveló también que la demanda de sangre tiende a crecer en el departamento debido a que la población se incrementó, al poner en marcha el hospital Materno Infantil y el Oncológico se estima que las solicitudes se dupliquen.

El País (EP): ¿Cómo es la dinámica de trabajo del Banco de Sangre en Tarija?

Etzel Arancibia (EA): Al ser un Banco de Sangre de referencia departamental trabajamos para proveer de hemocomponentes a todo el departamento, principalmente a lugares que exigen servicios trasfusionales que son los hospitales de segundo nivel, me refiero a Yacuiba, Villa Montes, Bermejo y Entre Ríos. En Cercado tenemos el hospital de tercer nivel San Juan de Dios, el hospital Obrero y las clínicas privadas donde entregamos hemocomponentes.

EP: ¿Por qué es importante donar sangre y quiénes pueden hacerlo?

EA: El donar sangre tiene una importancia muy grande, puesto que muchas situaciones médicas no se pueden resolver sin la restitución de la sangre, entre ellas problemas de emergencias obstétricas, accidentes de tránsito, pacientes con problemas de leucemia y una serie de otras situaciones médicas que hacen que se deba restituir la sangre, ya que lastimosamente hasta la fecha no existe un medicamento que pueda sustituirla y que se pueda utilizar para mejorar la salud de esta población.

Pueden donar sangre todas las personas que se encuentran en condiciones óptimas de salud, del grupo etario de entre 18 a 60 años de edad, no deben estar resfriados o injiriendo medicamentos, no deben haber bebido alcohol 48 horas antes, tampoco pueden poseer tatuajes recientes, se exige esto y algunas situaciones más que se toman en cuenta en la entrevista médica, previa a la donación.

EP: ¿Cada cuánto tiempo realizan campañas para recolectar sangre?

EA: El Banco de Sangre tiene un Departamento de Promoción y Extensión Social, que trabaja fuera del Banco logrando realizar colectas externas. Tenemos convenios con empresas, universidades, institutos e instituciones públicas y un cronograma que a veces no se puede cumplir por algunas circunstancias, por ejemplo antes que decreten la cuarentena estuvimos realizando una colecta en el instituto Catec.  Se tuvo que suspender, al igual que en la Universidad Domingo Savio, eso nos afecta totalmente porque la demanda de sangre no disminuye, más bien tiende a aumentar por la situación de alerta sanitaria que estamos atravesando.

Nosotros todos los días mandamos en promedio de 30 a 40 unidades de hemocomponentes a los servicios transfusionales como ser el hospital San  Juan de Dios, la Caja de Salud, al igual que Yacuiba y Bermejo. Eso no disminuye sino tiende a aumentar, por ejemplo con los tres casos de dengue hemorrágico que hemos tenido, gracias a Dios los niños están saliendo del problema y estamos satisfechos por haber cumplido como Banco de Sangre en proveerles los hemocomponentes necesarios.

EP: ¿La población responde a las campañas de recolección?

EA: Responde de forma regular, tanto en Tarija como en toda Bolivia no tenemos cultura de donación de sangre. En si es un peregrinaje permanente el hecho de conseguir sangre, pero no nos queda de otra, tenemos que seguir pidiendo a la población que haga su donación.

En ese marco, estamos trabajando cambios de comportamiento en la población, tenemos un proyecto de educación en los establecimientos educativos del ciclo secundario para que los estudiantes vayan conociendo lo que significa la donación de sangre, los beneficios y lo que significa el ser solidario con la población. No queda de otra, si no educamos a la población, difícilmente habrá cambios de comportamiento.

Esto a la larga tiende a crecer, va a entrar en funcionamiento el hospital Materno Infantil, el Oncológico, la población crece, entonces la demanda de sangre estoy seguro que de aquí un año se va a duplicar, y si no trabajamos con medidas que sean sostenibles  a largo plazo vamos a tener serios problemas.

EP: ¿Qué grupo de sangre es la de mayor demanda y cuál es el grupo más difícil de encontrar?

ET: La de mayor demanda es la 0 positivo que corresponde al 85% de la población, seguido del grupo A con el 11%, el grupo B con el 3% y el grupo AB con el 1%. Se imagina si hubiese un requerimiento del grupo AB, estamos en problemas porque son pocas las personas que tienen este tipo de sangre.

EP: Generalmente ¿Qué patologías se revelan cuando se realiza el análisis básico a los donantes?

EA: El perfil epidemiológico de Tarija revela un 85 por ciento de Chagas, luego Hepatitis B, Hepatitis C, VIH/Sida y enfermedades de transmisión sexual como la sífilis, entre otras enfermedades que se las detecta en el laboratorio del Banco de Sangre. Previa donación se hace también una detección de los pacientes que tuvieran algún grado de anemia que tampoco pueden donar sangre. Ése es el trabajo que se hace en la predonación, junto a una consulta médica para ubicar o detectar algún problema de salud.

EP. De la población donante ¿Qué porcentaje se descarta por problemas de salud de las personas?

EP: En la gestión 2019 hemos tenido 7.939 pacientes con intención de donar, que se acercan a las colectas o al Banco de Sangre, pero las donaciones efectivas fueron 4.678. Es decir que casi el 50% de los pacientes no pueden donar, por alguna situación de salud que va desde las patologías antes citadas, hasta el resfrío, peso bajo y presión alta, que son una serie de condiciones que hacen que nosotros tengamos que cuidar la salud del donante. No podemos extraer sangre a cualquier persona, porque sería causarle algún problema más del que tienen.

La mayor parte son reponentes  voluntarios, que a veces por la presión familiar vienen a reponer, pero para eso se necesita una persona que esté sana y que esté en condiciones de hacer esa reposición.

EP: En la actual situación que vive el país por el Covid-19 ¿Qué medidas asumió el Banco de Sangre para cubrir las solicitudes?

EA: Estamos en problemas, como decía en principio, todo nuestro trabajo extramural se ha venido abajo. Actualmente estamos con una colecta permanente de sangre, en la plaza Sucre está nuestra ambulancia donde diariamente están recaudando entre 8 a 10 unidades que nos sirven muchísimo. Además por la situación de cuarentena, pedimos a la población apoyar con la donación ya sea apersonándose al Banco de Sangre o acudir cuando la ambulancia visite los barrios de la ciudad.

Por otro lado,  gracias a las redes sociales (Facebook) desde donde también estamos trabajando este año- tenemos una respuesta muy interesante, las personas están viniendo a donar aunque no logramos tener la afluencia de personas que teníamos antes de la cuarentena. Esperamos que esta situación no dure mucho tiempo de lo contrario vamos a tener problemas en lo que significa la donación voluntaria de sangre.

EP: ¿Qué aspectos se deben fortalecer en el Banco de Sangre en Tarija?

EA: Estamos fortaleciendo el equipamiento que hacía falta, se ha comprado dos centrífugas, el lector de Elisa, el cual tiene aplicación directa en inmunología y en serología. Estamos reparando los sillones de extracción y aún nos falta algún equipo menor. Además con el apoyo del Ministerio de Salud tenemos la esperanza que nos den algunos ítems para contratar personal que nos hace falta como ser médicos y bioquímicas.

Tenemos solo siete bioquímicas a medio tiempo desde la creación del Banco y eso nos complica muchísimo para los turnos de atención, ya que al ser medio tiempo trabajan tres horas al día.