Amistades matemáticas

Marcos, un chico de 23 años, toda su vida creció asistiendo a una iglesia en donde sus padres lideraban. Su grupo de amigos era parte de la iglesia y siempre salían y compartían juntos. Marcos era un chico responsable. Al salir de su primera carrera corta, decidió mudarse a otro país para estudiar diseño, realmente le apasionaba. Al llegar a ese país fue recibido por un compañero de la universidad que no conocía de Dios ni sus caminos; llevaba una vida desenfrenada y muy poco sabia. Marcos comenzó a rodearse de los amigos con los que salía su compañero; inquieto por su lenguaje y formas de diversión.

Unos meses después, Marcos estaba tan involucrado con este grupo, que se había contagiado por completo de sus malos hábitos y costumbres, incluso llegó a negociar parte de sus principios y vivir la vida desenfrenada que ellos vivían.

Las amistades representan pilares en nuestra vida, y eso es maravilloso; el problema radica en que no todas las amistades nos proporcionan aquello que necesitamos. Los amigos, representan apoyo, afecto, consuelo, motivación, pero sobre todo influencia. Un amigo, tiene el poder de sumarle o de restarle a tu vida.

Te reto a que busques una hoja y un lápiz, y escribas razones por las que esta amistad te ha hecho mejor persona. Si no encuentras buenas razones, probablemente necesitas buscar nuevas amistades.

Si tus amistades no te suman, sino que te restan, estarás destinado a vivir una vida de mucho fracaso. Un amigo es aquel que te motiva a cumplir tus sueños, que te apoya en tiempos difíciles, que te dice cuando No lo estás haciendo bien sin temor a que te enojes, que posee valores y principios similares a los tuyos.
Tú eres la suma de tus amigos.