Alfaro: “Le dije a Evo que no necesitaba sacar a los candidatos de la cárcel”

Luis Alfaro es un símbolo del movimiento campesino en Tarija, donde despierta evidentemente amores y odios. Alfaro llegó al MAS a principios de siglo desde el MBL y desde pronto hizo alianza con el Presidente Evo Morales. Su papel fue clave para hacer crecer el partido en Tarija, y en 2010 aceptó irse como diputado Plurinacional.

Alfaro reconoce que le pidió a Morales ser candidato a la Gobernación, pero que la influencia de los “invitados” lo impidió. Tras un agrio intercambio de pareceres, Alfaro se fue del MAS para no volver – dice – para estar cerca de la gente. Con su 15% en las elecciones de 2015 – que con el voto del MAS hubiera sido mayoría absoluta – se convirtió en tercera fuerza y fue clave para la victoria de UDA en la segunda vuelta.

Entró en la Gobernación, pero no le duró mucho, en dos años acabó por marcar distancia con el equipo al considerar que se hace demasiada política y menos gestión. No tiene candidato para 2019 y no duda que volverá a estar en la cancha en 2020 si la salud le respeta. De esto y mucho más conversó con El País y este es el resultado.

EP.- ¿Dónde ha estado este último tiempo?
Luis Alfaro (LA).- Bueno en estos últimos meses, el día de hoy y mañana, he estado dedicado a la actividad agropecuaria, a las labores agrícolas como siempre a pesar de estar en funciones sindicales o siendo diputado nunca he dejado el ganado ni nuestros campos. Ahora estamos sosteniendo día a día, el campo es como una terapia para los que estamos con algunos problemas de salud, después de 18 años de actividad intensa lo hemos sentido un poco y el cuerpo requería ya una cierta reparación.

EP.- ¿Por qué se alejó de la Gobernación?
LA.- Nosotros hemos dado el apoyo a Adrián Oliva, fuimos tercera fuerza con nuestro 15% y decidimos primero porque somos respetuosos de esa primera mayoría, qué ganó la primera vuelta en las elecciones y entonces hay una voluntad mayoritaria y ya habíamos manifestado en campaña. Segundo, era dejar claro que cuando decidimos apartarnos del Movimiento Al Socialismo ya era sin vuelta, hicimos compromisos con mucha gente de las ciudades que ha dado su voto y su moneda para nuestra campaña. Nosotros hemos salido del MAS y a pesar de esa inhabilitación que sufrimos un mes antes, habíamos dado nuestra palabra. Tercero, porque se dio la posibilidad de hacer una conciliación interesante. Nosotros los chapacos, la gente que venimos del campo, no somos de odio, de rencores. Nos tocó en 2007 y 2008, en la Asamblea Constituyente asumir ciertas posiciones y enfrentamientos con la ciudad de Tarija y es una herida que teníamos ahí.

Hemos dado ese paso para lograr esa paz interior de la reconciliación y con esa decisión que hemos tomado compartimos por nuestras calles muy tranquilos. Y finalmente también le dimos la opción a esos jóvenes que encabezaban UDA, había buenos anuncios: en primer lugar la lucha por los licuables, yo lo hice como diputado y Waldemar Peralta cuando era presidente cívico era una bandera; luego también coincidíamos en que deberíamos luchar desde la Gobernación, tener una representación sólida para demandar ante el Gobierno Nacional la deuda histórica con Tarija. En la gestión de Don Lino Condori más de dos mil millones se pusieron sólo en carreteras, mil millones en temas de salud, tema de ítems.

También decíamos de hacer las auditorías: ¿que se ha hecho con los 18 mil millones que pasaron con Lino Condori? ¿Con todo ese conjunto de obras faraónicas, estadios, monumentos de cemento, hipódromos, en los que no coincidían los precios con el tamaño de estas obras, se veían sobrecostos…

El otro componente por el que dimos el apoyo era desarrollar una nueva economía en Tarija, ya sabíamos que la crisis del gas se iba a venir, sabíamos que el Gobierno Nacional iba a utilizar una serie de mecanismos… entonces habíamos diseñado tener una nueva matriz económica que haga frente y sea alternativa al gas; una nueva economía en el marco del pacto fiscal y centrado en la lucha contra el cambio climático que está afectando gravemente.

A mí me tocó asumir esa batalla con alcaldes y subgobernadores, campesinos… con todos los sectores. Al año ya casi no teníamos conflictos de nada, ahí le planteamos al Gobernador nuestra agenda, cumplamos con nuestro compromiso, así como ha reducido ingresos del gas hagamos un ajuste en la Gobernación. No podemos seguir pagando lo mismo en subgobernaciones y secretarías. ¿Cómo seguir teniendo el mismo número de secretarios? ¿Cuál la funcionalidad a las subgobernaciones? Yo he sido el primer secretario en poner la secretaría disposición, esta secretaría ya había cumplido. ¿Quién es ahora el secretario de Gobernabilidad? Después las exigencias al Gobierno nacional ¿Por qué endeudamiento? ¿Por qué tenemos que pagar las rutas fundamentales si no son competencia? Esto no se ha dado, se pactó con el Gobierno Nacional y se pactó con la Asamblea de ir a un endeudamiento de la Gobernación con la banca privada cuando estamos casi en 1.200 millones para pagar obras nacionales… Por lo tanto en dos años y algunos meses nos sentimos ya con misión cumplida en lo que podíamos hacer. Hemos aprendido, hemos visto como es el tipo de la gestión pero suficiente.

EP.- ¿Cómo ha quedado su relación con el Gobernador?
LA.- Con mucha tristeza. Muchas fuerzas políticas así como el voto pusieron su confianza incondicionalmente, pusimos el apoyo pero no podemos decepcionar tampoco. Yo creo que ha sido una experiencia que toda la población sabe. Son muy jóvenes, muy fáciles a querer mentirle a la población varias cosas y al pueblo de Tarija.

EP.- ¿Faltan liderazgos en Tarija? Lo digo porque vemos temas serios como el 45% que no se resuelven
LA.- Faltan liderazgos. Estamos muy supeditados a otro poder. En el caso del Movimiento Al Socialismo están controlados manejados desde la ciudad de La Paz, hay un ministro que es Héctor Arce qué se hace cargo de Tarija y sean asambleístas, dirigentes sindicales, alcaldes, etc., más piensan en su próxima candidatura, están haciendo buena letra. Otros están haciendo buenos recursos.

Eso ha hecho que dirigencialmente se pierda un tiempo de oro porque no había necesidad de pelear con los gobernadores ni con los alcaldes, especialmente con los ejecutivos, no había necesidad de pelearse con los Ministerios del Gobierno. Cuando se asume un cargo, juras cumplir la Constitución, las leyes, tienes que ser papá de todos. Tienes que coordinar con todos y esto se ha perdido en estos años de oro en peleas del 1% del 8% de 45%, es triste porque vivimos peleándonos y desconfiando entre propios tarijeños.

EP.- ¿Cómo resolvería el tema del 45% Luis Alfaro?
LA.- Yo creo que ya hay una señal, empieza el caso de Argentina con el potencial de su reservorios de gas; el nuevo gobierno de Brasil tiene otra mirada, y esto te hace ver que ya el tema del gas se va acabar. Antes de pelear por estos porcentajes, nosotros le pusimos en la mesa la agenda productiva. Antes de pelear por esto, es un plan productivo, es una dinámica que tiene que llevarnos a una mayor desconcentración de la administración. ¿Para qué sirve la gobernación sosteniendo tantas secretarías, tantos pagos de funcionamiento?
Hoy los subgobernadores, los alcaldes, los concejales, los asambleístas, están alimentando las marchas exigiendo posición. Nosotros al Gobernador se lo hemos dicho varias veces, tomemos posición, en el caso Tariquía, lo mismo, por no saber tomar una posición o una decisión después tienes que cargarte los daños mayores población.

EP.- Hablando del partido que usted mejor conoce, ¿cómo ve al MAS en Tarija?
LA.- La mayor parte de la gente que ha estado en el 2004 o 2005 en los movimientos sociales, en su momento por el eje Pachakuti que luego se convierten en MAS, los otros que hemos venido por la Izquierda Unida, luego por el MBL… los que hemos estado en aquella elección de 2005 ya no están. Hoy es un 80% de gente nueva, ya no somos la gente del MAS que ha luchado, que sí se ha batido en los caminos por la Asamblea Constituyente, por la autonomía, por la inclusión social. Ahora usted ve diputados, senadores, directores en la gestión pública que son gente totalmente nueva y totalmente diferente. Los tiempos cuando el presidente Evo Morales, con el debido respeto y él siempre me respetó, ha habido mayor afecto, mayor cercanía a la gente, era con una comunicación directa. Ahora en el poder, vemos el discurso del Presidente fuera totalmente de lo que hemos construido al recuperar el país.

EP.- ¿Cómo está su relación con Evo Morales?
LA.- La relación con Evo se quebró, han pasado cuatro años exactamente en esta fecha, en un vuelo que tuvimos desde Villa Montes hasta Trinidad en el avión, hemos hablado de muchos temas y yo le planteo que había tenido siempre una aspiración en la Gobernación. Le digo que yo he estado nueve años y me he preparado y que puedo conducir este departamento. Ahí empezó una situación, porque la gente que antes había elegido los candidatos con Mario Cossío ahora estaban decidiendo los candidatos con el MAS. Entonces yo le decía “Presidente, tenemos que ser coherentes con esta ideología, con nuestra gente…” Ya la última charla fue el 6 de diciembre cuando ya presenté mi candidatura, en Palacio y ahí él me decía que yo estoy traicionando y yo le decía “Presidente, usted está traicionando nuestros principios de ideología, nuestra gente. No es necesario que usted vaya a sacar de la cárcel a nuestros candidatos, no es necesario acercarnos a gente que está manchada de corrupción, tenemos dirigentes tenemos profesionales que deben tener su oportunidad…” Esa fue la última conversación hasta el día de hoy.

EP.- ¿El problema entonces han sido los invitados?
LA.- Los invitados no solo entraron a gestionar, entraron a decidir, entraron a hacer plata. Entonces, yo le decía “Presidente, hemos estado en Alemania, hemos estado en Milán, aquel 11 de septiembre… los cargos que yo he tenido no me han cambiado nada, sigo siendo como soy. Cuando teníamos bloqueos campesinos en Tarija, él decía, compañeros para que yo sea mejor, todos tenemos que ser mejores y en eso el presidente ha cambiado está entorno totalmente.

EP.- Hasta ahora siempre se planteó en Tarija también la elección departamental MAS – Fuerzas anti MAS. ¿Cree que hay campo para otra alternativa?
LA.- Yo creo que el pueblo ya no quiere pelear, las peleas del ejecutivo departamental con un ejecutivo regional, con un alcalde, hicieron demasiado daño. En eso tenemos fe, escuchamos a la gente y estamos armando un frente, una tercera opción que pueda unir con dos cosas: necesitamos una administración transparente y devolverle la dignidad a la gente.

EP.- Entrando en el escenario nacional, que cree va a pasar en las elecciones de octubre de 2019. ¿Tiene algún favorito?
LA.- Siempre hemos tenido una posición clara. Yo hice campaña por la Constitución, tanto nos costó ganar con 67% nacional, un 51% en Tarija y la Constitución no es sólo lo que hemos sufrido para hacerla sino haberla defendido. Por eso no hemos perdido ni un instante sin lucha por hacer campaña en el 21 de Febrero cuando se ponía en consideración la modificación. Luchamos y ganó el No. Hubo algunas dudas en la Alcaldía, en la Gobernación, nosotros no.
Después vino lo del mar y ahí vemos al Presidente entrando al juego de este invento de las Primarias. Yo no creo en estas primarias, no tengo candidato, no me he inscrito, no voy a perder el tiempo ni por uno ni por otro.

EP.- ¿Lo volveremos a ver en la primera línea?
LA.- Desde luego. Primero me decían los médicos que necesito recuperar las fuerzas y la salud Está bien eso, estamos ahí poniendo nuestro plan, tenemos el verdecito, lo llevamos no porque sí sino porque es el sueño de Tarija. Vamos a estar en la cancha, estamos trabajando con diferentes temas, en diferentes provincias y con ese derecho que nos asiste vamos a estar.