Al menos 15 soldados muertos en Afganistán

Al menos 15 militares afganos murieron y otros 20 fueron tomados prisioneros durante un ataque de los talibanes en la provincia de Herat, en el noroeste del país, informaron ayer las autoridades locales.
El hecho se produjo cuando los insurgentes arremetieron contra un campamento del Ejército en el conflictivo distrito de Shindand, donde los talibanes cuentan con una fuerte presencia, aseguró el portavoz del gobernador de Herat, Jailani Farhad.
Según las últimas informaciones disponibles, al menos 15 miembros de las fuerzas de seguridad perdieron la vida en el enfrentamiento, agregó Farhad citado por la cadena Tolonews. Una vez que concluyan las operaciones de despeje que estamos llevando a cabo en el área informaremos sobre las cifras definitivas de bajas, explicó Farhad.
Además de los 20 soldados secuestrados, los insurgentes capturaron armas y abundantes municiones, concluyó el portavoz talibán.
Los talibanes confirmaron el ataque a través de uno de sus portavoces Qari Yusuf Ahmadi, quien corroboró en Twitter la muerte de los efectivos.
En las últimas semanas, el movimiento Talibán incrementó sus asaltos contras puestos del Ejército afgano con el propósito de ganar más terreno y consolidar algunas posiciones antes del crudo invierno.
Desde el fin de la misión de combate de la OTAN en 2015, el gobierno de Kabul ha ido perdiendo terreno ante los talibanes hasta controlar apenas un 55 por ciento del territorio del país, según la inspección especial para la Reconstrucción de Afganistán (Sigar) del Congreso de Estados Unidos.
Los afganos sufren las consecuencias de una larga guerra, acentuada desde 2001 cuando Estados Unidos y sus aliados de la OTAN invadieron el país en una supuesta cruzada contra el terrorismo.