¿Por qué no puedo deletrear más?

Recientemente, un amigo mío estudiaba para el examen TOEFL y estaba teniendo problemas en una sección. Me pidió que lo intente y luego le indique cómo puede mejorar su puntaje. Feliz de ayudar, hice el examen de práctica y para mi sorpresa solo obtuve 75%. Para alguien cuyo primer idioma es el inglés, este puntaje me pareció bastante bajo. Aunque obtuve todas las respuestas correctas, perdí muchos puntos por mala ortografía. E realidad, yo nunca he sido el mejor deletreador pero mirando todas las respuestas que obtuve mal, sabía que podía deletrear esas palabras y no puedo evitar culpar a las computadoras por mi retroceso en esta habilidad.

El hecho es que cada vez que deletreo algo incorrecto en la computadora o en mi teléfono, la corrección automática está ahí para ayudarme, y siempre que escribo notas escritas a mano, mi ortografía es poco menos que desastrosa. Esto debería ser una sorpresa ya que tú también puedes estar en el mismo barco. Una investigación solicitó a 2000 encuestados que deletrearan palabras comunes como “definitely”, casi dos tercios se equivocaron.

A pesar de que mi ortografía se ha vuelto embarazosa, continuaré utilizando la corrección automática como una herramienta en mis escritos ya que ahora la mayoría de mis escritos importantes se realizan en una computadora, así que personalmente no veo ningún problema para confiar demasiado en ello. Sin embargo, donde puede ser más peligroso es asumir que la corrección automática hará que todo sea perfecto. La ortografía de todos puede estar empeorando, pero eso no significa que no lo consideren importante. Tener un error de ortografía en algo como un currículum o una presentación puede causar una terrible impresión, no importa cuán calificada o minuciosa sea su presentación, ya que usted puede ser apreciado como alguien que no presta atención a los detalles.

Es una pena que la habilidad de buena ortografía se esté convirtiendo en un talento raro, pero si puedes verificar el trabajo de tu sistema de seguridad, estarás bien. Si no revisa tu trabajo, quizás, no te des cuenta que el corrector cambió a la palabra incorrecta, o que la ortografía está bien pero gramaticalmente tiene poco sentido, haciendo que te veas peor que si no hubieras utilizado la corrección automática.

* Magister en administración de empresa