Inglaterra con mucho por “creer” pese a la derrota

En las semifinales de Italia 1990, en Turín, las lágrimas de Gascoigne fueron la antesala de la eliminación inglesa en los penaltis ante Alemania. 28 años después, en Moscú, la joven banda de Southgate también lloró y chocó con un muro que sólo derribaron cuando Inglaterra ganó su Mundial en 1966. “Esto duele muchísimo, fue un viaje fantástico”, resumió Kane tras caer en la prórroga ante Croacia. La historia se repite: las últimas cuatro veces que los ‘pross’ han llegado a semis (Euro 1968, Mundial 1990, Euro 1996 y Mundial 2018) han sido eliminados.

Perisic y Mandzukic hicieron añicos las ilusiones de unos Three Lions que habían explotado con el golazo de Trippier de falta. Fantaseaban con vivir una final 52 años después… pero el ‘Football’s coming home’ se apagó en el Luzhniki.”Estoy hundido, pero este equipo joven dio absolutamente todo. Es un gran paso adelante y sólo podemos mejorar en el futuro. Pueden irse con la cabeza alta. Hicieron que nuestro país se sintiera orgulloso”, señaló la leyenda inglesa Gary Lineker. A pesar de la eliminación, Inglaterra ha regresado a la élite en Rusia desterrando sus complejos y últimos fracasos. “Merecen volver a casa como héroes”, apuntó el exinternacional John Barnes.

Superaron una eliminatoria en una fase final 12 años después (venían de perder en octavos ante Islandia en la Euro 2016) y vencieron en una tanda de penaltis de un Mundial por primera vez. Sus 12 goles en Rusia son su mejor marca en una Copa del Mundo. Y de todos ellos, nueve fueron a balón parado, récord en un Mundial. Su fortaleza en la estrategia es el mejor ejemplo de una evolución en su juego y en su competitividad que lleva el sello de un Southgate que ha modernizado a los ‘Three Lions’. “Nos hemos convertido en un equipo ganador y nos hemos demostrado a nosotros mismos y como nación que todo es posible”, dijo el técnico.

¿’Pichichi’ Kane?

Southgate ha roto con el pasado apostando por Alli, Sterling, Stones, Pickford… y un Kane que a sus 24 años es, por ahora, el pichichi -seis goles- del Mundial. Ha sido el capitán del tercer equipo más joven (26 años y 17 días de edad media) en Rusia. “Hemos progresado e iremos a más”, destacó Pickford. Inglaterra se ha enganchado y ha vuelto a soñar con su selección. Volverán.